Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
Miembros:» Miembros: 1,238
Último miembro:» Último miembro: masgblue
Temas del foro:» Temas del foro: 496
Mensajes del foro:» Mensajes del foro: 624

Estadísticas totales Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 29 usuarios en línea.
» 0 miembro(s) | 29 invitado(s)

Últimos temas
{Descarga} Mil y un frase...
Foro: Libros, revistas, fanzines, etc.
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
04-13-2019, 09:03 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 417
Un antecedente del anarqu...
Foro: Historia del anarquismo en general
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
01-24-2019, 09:34 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 10,163
Proudhon, el apoyo mutuo ...
Foro: Discusiones en general
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
12-19-2018, 03:39 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 1,783
Nuevo gobierno, misma luc...
Foro: México
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
11-30-2018, 12:10 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 1,005
Organización vs autoridad...
Foro: Discusiones en general
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
11-08-2018, 05:25 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 817
[Descarga] Apuntes sobre ...
Foro: Libros, revistas, fanzines, etc.
Último mensaje por: OrrantiaTar
08-30-2018, 10:27 AM
» Respuestas: 1
» Vistas: 4,173
[Descarga] Anarquía y ord...
Foro: Libros, revistas, fanzines, etc.
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
08-17-2018, 02:14 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 1,073
El Movimiento Libertario ...
Foro: España
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
08-13-2018, 03:25 PM
» Respuestas: 3
» Vistas: 4,243
Hola!
Foro: Preséntate
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
06-18-2018, 06:10 PM
» Respuestas: 1
» Vistas: 6,689
Como si nada hubiera pasa...
Foro: Ocio
Último mensaje por: vikip183
06-12-2018, 08:07 AM
» Respuestas: 1
» Vistas: 2,274

 
[Imagen: 19julio1936carabinerosymilicianosenbarcelona.jpg]
El 19 de julio de 1936 ocurrió en España un acto muy significativo para la historia revolucionaria: el General Francisco Franco daba un golpe de Estado en España contra la República y como respuesta a ello el pueblo se subleva en media España deteniendo el golpe franquista. Comenzó la guerra civil, pero al mismo tiempo se libraba una revolución, haciendo posible lo que hasta ese entonces se consideraba una utopía.
Corría la década de 1930, y en el mundo ningún otro país como España representaba realmente un baluarte de la Revolución Social y del anarquismo. Había ocurrido ya la revolución rusa de 1917, siendo aplastada la voluntad popular del pueblo ruso; Stalin era el amo y jefe de Rusia y del Partido Comunista.
En España la CNT (Confederación Nacional del Trabajo) y la FAI (Federación Anarquista Ibérica) ejercían su influencia sobre la gran mayoría del movimiento obrero revolucionario, en Barcelona esta mayoría era por demás evidente. Cuando Franco dio el golpe contra el Gobierno de la República (buscando reinstaurar la monarquía) en julio de 1936, esta última pretendía solucionar el conflicto de manera diplomática, al mismo tiempo que negaba las armas a los trabajadores, a quienes que temía más que al propio fascismo amenazante.
Las primeras horas del alzamiento franquista en Marruecos fueron de completa efervescencia en las calles de Barcelona: el pueblo se encontraba en las calles dispuesto a defenderse del agresor, pero sin las armas que el gobierno negaba. Ocurrieron los primeros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del gobierno y lograron obtenerse las primeras armas. Inmediatamente militantes de la CNT y de la FAI comienzan a requisar camiones y carros particulares del gobierno y de los burgueses, en los que se pintaron con letras blancas las insignias que habrían de marcar esos primeros momentos: CNT-FAI.
El pueblo comprendió que los anarquistas se jugaban el todo por el todo y estallaron en ¡hurras! a ellos. Rápidamente el pueblo, organizado en milicias autónomas, se alzó con las pocas armas que tenía, derrotando en más de media España a los militares fascistas sublevados.
Es en las zonas y regiones liberadas donde había sido derrotado el fascismo, habiendo un vacío de poder y una fuerte influencia del movimiento anarquista, se dio paso a la posibilidad de hacer del ideal una práctica real: los trabajadores colectivizaron las empresas de los propietarios fascistas en fuga, se socializaron los medios de producción, los campesinos colectivizaron las tierras y los bienes de la Iglesia fueron confiscados por el pueblo. Las iglesias fueron incendiadas en infinidad de ocasiones y cuando toda imagen de Dios había sido sacada, se utilizaban como almacenes o escuelas laicas.
Sin embargo los gobiernos y las potencias democráticas del mundo no iban a quedarse con los brazos cruzados (irónicamente actuando en ese sentido, quedarse con los brazos cruzados): se creó el Comité de No Intervención, comedia qué pretendía hacer que nadie interviniera en el conflicto español; sin embargo, la Italia de Mussolini y la Alemania de Hitler ayudaban directamente a Franco. La URSS se mantuvo al margen hasta no ver los beneficios económicos y políticos que la desgracia española podía rendirle. Por medio de este Comité-burla se congelaron los fondos bancarios de España en todos los países y se negaron todos a suministrar armas al pueblo español. Se iba tranquilamente a presenciar el ataque de Franco (con ayuda de Italia y Alemania) a un pueblo al que se le negaba todo. La URSS se decide a intervenir en el conflicto vendiendo armas viejas de la guerra de Crimea al pueblo español, armas por las que se exigía las riendas de la guerra y preferencia en la distribución de las armas -en buena condición- al Partido Comunista de España. Poco después salieron para Rusia 500 toneladas de oro del Banco de España, que pudiendo haber servido para comprar armas o renovar la industria de guerra catalana que era deficiente, sin embargo ese oro sirvió para llenar las arcas de Stalin y con ello la contrarrevolución se hizo más fuerte.
Mientras se reconstituía el gobierno de la República, que supuestamente tenía por finalidad llevar a buen término la guerra, en Aragón se establecieron las colectividades a iniciativa de los campesinos, anarquistas en su mayoría. Pero llegados los miembros delegados de la URSS y los embajadores de la misma, se dan a la tarea de atacar las colectividades anarquistas, militarizar las milicias (que hasta ese momento no habían adoptado la disciplina de cuartel) y comenzando los asesinatos de muchos miembros del anarcosindicalismo. Cuando llega mayo de 1937 la situación en España venia ya a menos: el gobierno se hallaba ya en su gran mayoría en manos del Partido Comunista de España y de la URSS, para quien trabajaban. Las derrotas venían sucediéndose, y ya eliminadas las milicias, los conflictos internos se agudizaban. La censura gubernamental trabajaba a todo vapor, las Tchekas rusas mataban sin piedad a quienes se atrevieran a contradecir al PCE y a la República, esa misma República que hacía unos meses se había negado a dar armas a los trabajadores, esa misma República que trató de negociar con el fascismo para detener su avance, esa misma República y ese mismo PCE que ponían todos los obstáculos a las conquistas de los trabajadores.
En mayo de 1937 (el 3) ocurren los sucesos de Barcelona, en donde la policía trata de ocupar el edificio de la Telefónica desde donde los trabajadores intervenían las comunicaciones del gobierno y se enteraban de sus intenciones de matar la revolución. Las barricadas llenaron de pleno las calles de Barcelona y se trató de matar de una vez al enemigo contrarrevolucionario: el PCE-PSUC. Al final la lucha se detuvo, pero se reforzó el poder del gobierno de Valencia y a partir de aquí la revolución se encontraba más amenazada que nunca: se destruyeron las colectividades anarquistas en Aragón (11 de agosto) y se procedió a una cacería de brujas de los elementos anarquistas en todo el territorio antifascista. Se creó el SIM (15 de agosto), órgano que habría de servir de Santo Oficio a las fuerzas de la contrarrevolución del PCE.
Al año siguiente las derrotas del ejército antifascista continuaban, y en diciembre de 1938 las fuerzas de Franco se deciden atacar de una vez por todas el bastión de la revolución española: Cataluña.
Ésta cae en manos de los fascistas en enero de 1939, siendo culpa entera de la ineptitud  del   gobierno   de   Juan   Negrín,   su   séquito gubernamental y sobre todo de las fuerzas militares al servicio de la URSS en España (por el sector de Líster y Modesto fue por donde entraron los fascistas).
La lucha se trasladó entonces a la zona centro sur: Madrid.
De vuelta Negrín y el Estado mayor del PCE se ven en la situación de que las fuerzas que se encontraban aquí no iban a permitir que nuevamente tomaran las riendas de una lucha que Negrin y compañía habían no sólo perdido por completo, sino que lo habían hecho voluntariamente.
En abril de 1939 la revolución española se perdía definitivamente y con ella el número de exiliados se elevó. En Cataluña fueron aproximadamente 600.000 los españoles que cruzaron la frontera con Francia para ser enclaustrados en los campos de concentración; en Madrid fueron aproximadamente 400.000 los que salieron con distintos rumbos (México, Argentina, Uruguay, etc.), más de un millón de españoles tuvieron que dejar sus tierras para no volver nunca, o volver a la muerte del dictador (20 de noviembre de 1975).
La derrota de la revolución española significó la pérdida no solo de una lucha en un lugar determinado, sino la pérdida (momentánea) de la oportunidad de realizar un mundo nuevo. El significado de la revolución española para el movimiento revolucionario no puede ser más grande: la llamada utopía es algo real.
Lejos de las esteras gubernamentales el logro de la revolución se debe a los trabajadores, a quienes con sus manos construían un mundo nuevo, forjado según sus concepciones de la sociedad libertaria. Lejos del ambiente del gobierno, en los campos, en fábricas y en los talleres era donde ese mundo nuevo desbordaba, donde los hombres y mujeres eran hermanos y las desigualdades habían sido eliminadas. Es verdad que hubo errores, pero el carácter anarquista de esta revolución fue una bofetada a la URSS, a los gobiernos republicanos y democracias burguesas, fue un ejemplo de que ese mundo nuevo es posible, fue una demostración a las generaciones actuales de que una sociedad sin Estado y sin autoridad es posible, que una revolución no debe ser necesariamente la dictadura, ni que no hay más camino que seguir al líder, al dirigente o partido político alguno.
La demostración bravía de los camaradas anarcosindicalistas de la CNT, de la FAI, de las FIJL, no ha dejado de estar dentro de la memoria de los trabajadores revolucionarios. En España murieron muchos de los mejores nombres, pero a la vez que los trabajadores anarquistas daban la vida por la revolución, una muerte más ocurría en los campos, en las fábricas y en los talleres: moría la utopía... ¡porque la realización de nuestras ideas no solo es deseable, sino también posible!
 
Fraternalmente:
 
Erick Benítez Martínez.
[Imagen: No+votes_lucha.jpg]
 
En alguna ciudad de algún país se está en la víspera de las elecciones.
La vida marcha como en la mayoría de los países: existe una masa popular profundamente adormecida por el opio que el Estado y sus instituciones tienen destinadas a tales fines; una enorme nube de explotados que soportan diariamente los golpes del Estado; y claro (¿Podría faltar?) una pequeña élite que vive con todas las comodidades que su posición de explotadores les otorga.
En este panorama se presenta periódicamente un acto por medio del cual se eligen a los miembros del cuerpo gubernamental encargado de proteger los privilegios de la élite antes mencionada.
Se te dice diariamente que eres libre en una sociedad donde tu opinión cuenta, donde decides el rumbo del país.
Lo único que tienes que hacer es escuchar las propuestas de los candidatos y elegir al mejor. Porque después de todo ¿No se te ha dicho siempre que el gobierno es el encargado de organizarlo todo: transporte, comunicaciones, comercio, leyes… todo deviene del gobierno y tú, para organizar bien la sociedad no necesitas organizarte, sino simple y llanamente elegir al mejor candidato?
Este candidato se supone sería una persona bien capacitada para hacer todo aquello que tú por ignorancia o por falta de tiempo no puedes realizar. ¿Hace falta que pavimenten tu calle? ¿Qué ayuden a los ancianos en tu localidad, región o país? Cosa de nada –se te dice- simplemente escucha las propuestas de los candidatos y elije el mejor.
Pero ¿Cómo estar seguros de las buenas intenciones de dichas personas? ¿Cómo saber cuál es el mejor?
¿Y si la medida de bondad o de maldad no se mide sino en que sean menos peores? Es decir, que no existe uno solo bueno, sino solo alguno que es menos déspota que los demás, lo que no quita que siga siendo un déspota, en menor medida, pero déspota al fin. O sea que todos son menos o iguales de malvados, pero que no existe uno solo bueno dadas las desigualdades que sostienen en el mantenimiento del actual régimen de injusticia que padecemos.
Tus abuelos lo contaban a tus padres, tus padres te lo contaron a ti… y en casi todas las personas que conoces sucede lo mismo, todos lo dicen: “En época de elecciones siempre prometen miles de cosas que nunca cumplen”
Además de esto se presentan otras dificultades para cegarte en tus decisiones.
El candidato no será ciertamente un personaje que se te presente con uniforme militar, con un bigote como brocha, un fuete en la mano, galones en el uniforme, gritándote mientras te salpica de saliva y diciéndote que obedezcas ciegamente al Estado y su autoridad, que eres simplemente una rueda más de la máquina, que te harán trabajar toda tu vida para al final, cuando tus brazos sean viejos y cansados, desecharte como si se tratase de un objeto desechable, para ser reemplazado con nuevos brazos a los cuales tratarán de la misma forma.
No, hacer eso no es nada bueno si desean ganar las elecciones. Harán todo lo contrario.
Un día comenzarán por los medios oficiales los rumores de los posibles candidatos; se dirá que tal o cual, que este o aquella. Se crea así la perspectiva de los posibles candidatos.
Semanas antes de las elecciones se presentan flamantes los candidatos.
El uno es un bonachón gordito con una sonrisa carismática.
El otro candidato es una mujer madura, pulcra, de buen hablar y que inspira confianza.
Hay todavía un tercero: es un hombre elegante, de buen hablar y seriedad.
El uno habla de bajar los impuestos y de generar empleos.
La candidata propone no solo generar empleos, sino que estos sean bien pagados. Además habla de apoyo a la mujer, de legislar sobre los maltratadores de mujeres, más apoyo a los estudiantes y demás.
El otro, el hombre elegante y de buen hablar, dice que es necesario un plan de austeridad en el gobierno, bajar los impuestos, generar empleos, hacer obras públicas y dar apoyo a los ancianos.
Todos dicen que hay que mejorar la calidad de vida de los trabajadores, que hacen falta escuelas, bajar los impuestos, eliminar la pobreza… que hacen falta muchas cosas.
Vaya ¡Es que han venido a descubrir el hilo negro!
Todo eso que dicen que hace falta tú lo sabías desde hace mucho, dado que eres tú quien sufre por esas carencias.
Esos simpáticos personajes cuyo carisma conquista a neófitos de toda clase y que pretenden subsanar las miserias del sistema con cosas tan simples no son personas ni de lejos mejores que tú.
Te dicen únicamente lo que tú deseas oír. Juegan con tus necesidades para obtener tu consentimiento a un sistema que te subyuga diariamente, que te permite elegir tu gobernante pero no si deseas o no ser sometido al gobierno.
Saben de tus necesidades, de tus carencias y por medio de ellas te hacen ese sutil chantaje
 
¿Quieres vivir mejor? Vótame y veremos de darte alguna mejora… eso sí, mejora por un lado, pero tablazo por otro.
 
Conocen a la perfección tus carencias precisamente porque son ellos quienes las generan.
En estos lares cada uno hace su programa, contratan un buen grupo de publicistas, pensadores y diseñadores.
¿De dónde sale ese dinero para pagar todo eso? De tus impuestos, dado que el Estado destina una cantidad de tus impuestos a pagar las elecciones. Tú que apenas tienes para malvivir en medio de mil carencias, pagas esos odiosos lujos de propaganda. ¿Se te pide opinión sobre si deseas o no pagar esos gastos? De ninguna forma: el gobierno te cobra Impuestos (nada de cantidades voluntarias, sino Impuestos: por la fuerza, sin pedir opinión, sin solicitar consentimiento de ningún tipo) que sirven para pagar un par de obras públicas, pero también sus lujos y sus campañas.
La campaña de la candidata habla del alto número de mujeres maltratadas, de otorgar mayores recursos a la educación, habla de construir escuelas y dotarlas de material didáctico, de becas y de apoyo al estudiantado. Aparece en grandes cartelones su imagen rodeada de un grupo de estudiantes y con letras grandes algún empalagoso lema.
Por su parte el gordito bonachón habla de generar empleos y presenta una serie de propuestas para lograrlo. Dice que es posible salir de la pobreza y hacer que tu país sea próspero y posiblemente una potencia mundial y ejemplo de cómo avanzar en materia social. Aparece también en grandes cartelones rodeado de obreros y otro lema empalagoso.
Por su parte el candidato de elegancia dice que los gobernadores ganan demasiado, y que bajando sus salarios (obra piadosa digna de cualquier monjita de pueblo) es posible dar mayores recursos no solo a los estudiantes, a los obreros y proteger a las mujeres, sino que además presentarán una propuesta por medio de la cual los impuestos bajarán como si se encontraran en una montaña rusa.
Sus cartelones no son diferentes de los otros, pero tienen la característica especial de que en ellos aparece firme no solo el lema empalagoso, sino también el juramento de cumplir lo que afirma.
Los lemas de los tres son similares. Son lemas del estilo: “Tú te lo mereces” “Ya es justo” “Porque sí se puede” “Esta vez todo va a cambiar” “Juntos podemos más” “Somos el cambio” “Por una mejor calidad de vida”  “Por el bien de todos”… “¡Te amamos!”
El puesto de diputado, de gobernador o de presidente será ocupado pase lo que pase (¡De ellos no te libras!). Se trata solamente de ver quien ocupa dicho cargo.
En estos momentos necesitan de tu opinión, necesitan de tu complicidad; por ello, y solo por ello, es que se dirigen a ti. Sin tu complicidad, sin que nadie votara, aquello se vería descaradamente como un hecho impuesto. Imagina que un día nadie vota.
El gobierno no desaparecerá por este simple acto ¡Faltaría menos!
Al ser una institución funcional donde la fuerza contra las poblaciones viene a ser el punto neurálgico del organismo, éste seguirá existiendo votes o no votes.
Pero imagina que un día nadie, pero nadie, ni siquiera el clásico pelmazo (Nunca falta alguno) que piensa que a lo mejor un día hay un gobernante bueno, acude a las urnas.
Ese día el gobierno se mostraría como realmente es: una imposición directa y cruda sobre el pueblo. Una institución que aunque nadie hubiera consentido en su existencia se impondría por las buenas o las malas.
Pero regresemos al panorama de las elecciones.
El uno se hace llamar “El candidato del empleo” la otra “La candidata de la honestidad” y el otro “El candidato de la justicia”… pareciera que nos encontramos ante un grupo de súper héroes de las caricaturas con esos nombres. Pero no, se trata de estrategias publicitarias, malas y careciendo de ingenio, pero estrategias al fin de cuentas.
Uno y otro irán a los barrios populares, harán un miting y prometerán lo indecible. Se tomarán una foto con un niño, con una anciana, con una mujer y su hijo, con el abuelo del barrio. Darán la mano a todos los que se la pidan, escucharán todas las quejas del barrio. Dirán a todo que sí, prometerán solemnemente cumplir sus promesas, jurarán una y otra vez esto y aquello.
Serán muy sonrientes, amables, amigables y simpáticos. Harán alguna broma, dirán algún chiste… eso sí, prometerán una y otra vez que son los verdaderos salvadores del pueblo.
Regalarán plumas, gorras, habrá mil y un artículos (camisetas, pegatas, etc.) con el nombre del candidato correspondiente, habrá fiestas, bailes… y en todos esos actos los símbolos serán una cosa infaltable: banderas, cartelones, confeti, música… el candidato estará en un escenario, con un gesto guerrero prometiendo a izquierda y derecha cuanto crea conveniente… total, no cumplirá lo que prometa; él lo sabe muy bien, y por ello es que lanza en desbandada promesa tras promesa.
Cerrará el puño, hará gestos de guerra, dirá convencido que es posible cambiar las cosas.
Inconscientemente te lo dicen: las cosas pueden cambiar… ¡Por supuesto que pueden cambiar!
Cambiarán el despotismo del gobernante actual por el suyo propio, pero se tratará solo de eso: de un cambio, de una vuelta de tuerca, de una engañifa más.
Te lo dicen así de claro porque acostumbrado como estás a pensar en cosas absurdas (que si ya se lesionó el delantero de tal equipo de futbol, que si aquella cantante ya se operó tal cosa…) no advertirás que el cambio del que te hablan significa solamente exprimirte de formas nuevas, cuando no de la misma forma, pero con otro nombre.
¿Habrá debates entre los candidatos antes de las elecciones?
Cada uno dirá que el candidato contrario es el demonio en persona, que no cumple lo que promete, que ha tenido tales y cuales fallos; cada uno expone públicamente al otro.
En ese momento quizá algún futuro votante se da cuenta de que todos tienen más o menos el mismo defecto que le achacan al otro: una ineptitud y poca vergüenza que apenas logran esconder debajo de sus enormes vientres que denotan una vida holgada. Entonces ese elector no podrá sentir sino asco de semejantes personajes y ningún ánimo de ir a entregar en forma de papeleta electoral su libertad.
Sin embargo, como se nos enseña desde pequeños que todo cambio de raíz es imposible, muchos se conforman con que alguno de ellos aparente ser menos dañino que los demás.
Ven en esos debates una lluvia de propuestas para mejorar la sociedad, cuando no se trata sino de un grupo de hienas que se disputan hambrientas el cadáver de tu libertad. Una subasta donde cada uno ofrece tal o cual cosa para arrogarse el derecho de explotarte.
Mientras estos simpáticos buitres hacen su juego para convencerte, otro tentáculo se extiende sobre tu cuello: se trata de aquello que mantiene la enajenación y que unida a la religión hacen posible una explotación sencilla: la prensa al servicio del gobierno.
Estos tampoco te dirán de ninguna forma la trampa que se oculta en el sufragio universal.
Montones, miles de anuncios publicitarios en la TV te dirán lo mismo de diferentes formas.
Te dirán cosas como “Tú tienes el poder de elección” “La democracia sin ti no es posible” “Juntos gobierno y sociedad logramos salir adelante” “En estas elecciones no pierdas la oportunidad de cambiar las cosas” “La democracia se ejerce todos los días”
Ahora une este bombardeo con aquello que pasan cotidianamente en la TV y obtendrás un elemento de adormecimiento más poderoso que el cloroformo.
Para coronar este acto circense se impone la llamada “Ley seca” antes de las elecciones.
¡Por supuesto! No sea que por beber la gente se olvide de votar.
El resto del año las masas pueden permanecer sedadas con las bebidas embriagantes, dado que no se necesita su concurso más que en el trabajo. Es entonces preferible mantenerlos adormilados para que nunca protesten, para controlarlos y alejarlos de la realidad y de los problemas reales que le afectan.
Pero en las elecciones eso no es conveniente. Es más, sería contraproducente que la gente estuviera bebida, ya que entre copa y copa se les puede olvidar acudir a las urnas.
 
***
 
Y llegamos al ansiado día.
Los cándidos electores acuden a las urnas pensando hacer un bien a su país. Van y depositan en la urna la papeleta destinada a otorgar sus libertades a seres ambiciosos e incompetentes.
Después de tantos gastos, de tanto bombardeo publicitario y de tanto esfuerzo en hacerte votar, por fin han obtenido de ti lo que deseaban: con tus propios impuestos has pagado un acto por medio del cual serás sometido.
Pasan las elecciones y gana tal o cual ¿Será diferente si gana este o aquella?
Pasan unos días, unas semanas, unos meses… y todo sigue igual. Nada ha cambiado.
Sigues siendo un trabajador que se ve robado diariamente por el amo; tus necesidades siguen siendo las mismas cuando no mayores; los estudiantes siguen manipulados y muchos ni siquiera pueden acceder a la escuela dados sus magros presupuestos económicos; los impuestos en lugar de bajar “como si se encontraran en una montaña rusa” suben como si fueran un cohete a la luna; cada día es más alto el costo de la vida; todo sube, y tu salario apenas ve una mejora irrisoria de unos cuantos centavos al año.
¿Qué puedes hacer ahora?
Has otorgado a tus verdugos el derecho a gobernarte.
Ya no piden tu opinión, ya no la necesitan. ¿Qué no cumplieron sus promesas? Pues a ver cómo te las arreglas. Ya no eres alguien de quien les interese lo que piensa. Ya no te saludan de mano, ni se toman la foto con el niño en brazos, ni andan en las calles de tu barrio.
Ahora se saludan solo entre la élite de gobernantes; se toman fotos con famosos y adinerados; no andan en barrios donde la pobreza es el mayor escenario, sino en paraísos tropicales, en autos lujosos y en casas que contrastan del todo con el lugar donde vives tú que les elegiste.
¿En qué te ha beneficiado a ti realmente que ganara tal o cual candidato? Tu situación es la misma de siempre, cuando no peor.
La ley escrita mantiene el “orden” en la sociedad actual. O sea, mantiene las condiciones tal cual están ahora, cuando no las empeora dado que sirve a intereses de burgueses y no de la enorme mayoría del pueblo.
¿Hay pobreza, hay miseria, hay desigualdad e injusticias? ¡Con tu participación en la comedia electoral has remachado esas condiciones!
Hay aún quienes acuden a las urnas a elegir “El mal menor”. Piensan que puesto que todos son malos pero hay unos “más malos que otros”, no votar significa que los peores suban al poder y con ello empeoren las cosas… ¡Como si fuera posible vivir peor de lo que estamos!
Elegir un “mal menor” es elegir un mal al fin de cuentas. Para quienes aún creen en este sistema demagógico, autoritario y oligarca, un mal menor les consuela. Para quienes deseamos cambiar realmente las cosas los males menores siguen siendo un mal, y tanto a uno como a otro es preciso destruirlo. El problema no está en la forma que revista el gobierno, sino en la institución misma del gobierno. ¿Qué ha hecho el gobierno a lo largo de la historia para que el pueblo deje de ser el esclavo productivo de una minoría de ricos? Absolutamente nada. Desde la constitución misma del gobierno hasta ahora, todos los gobernantes han prometido un mejor nivel de vida, igualdad, justicia y libertad (paradójicamente prometen lo que saben que no existe: dentro del gobierno, sea cual sea su nombre, no existe justicia, ni igualdad ni libertad), y sin embargo el pueblo sigue siendo tan esclavo ahora como siempre. Es cierto, con algunas concesiones, pero esclavos hoy como ayer. Esclavos de primera calidad si se quiere, pero esclavos al fin de cuentas.
¿Te has dado cuenta de que votar no sirve de nada y que está en el propio pueblo, sin gobernantes ni líderes, la fuerza necesaria para cambiar las cosas?
No esperes entonces la llegada de mejores condiciones con el simple hecho de no elegir verdugos.
Si votar no consigue sino otorgar validez al régimen de explotación mediante la participación en sus comedias democráticas, no votar no cambia tampoco las cosas.
Es preciso que al abstencionismo le siga la autoorganización, la constitución de organizaciones horizontales (sin lideres ni jefe alguno) para hacer frente a las leyes burguesas que, amparadas en las armas de los ejércitos, actúan para exprimirte diariamente un poco más para beneficio del capitalismo, para mantenerte controlado al menor intento de rebelión, y para mantener las condiciones actuales tal como están.
Votar lo hace cualquiera con dos neuronas; pero no votar lo puede hacer cualquiera, por flojera, por conciencia o por olvido.
A la abstención le debe seguir inevitable y necesariamente, la autoorganización del pueblo.
Organízate al margen de la autoridad y del gobierno para constituir una sociedad sin gobierno donde la libertad sea real (y sucederá inevitablemente) y no ficticia.
Ahora que comprendes que el sufragio universal se te ha dado para callar tu voz; ahora que comprendes que el “derecho” al voto no es sino la trampa por medio de la cual se te mantiene adormecido para que pienses que cuentas, cuando en realidad se te convierte en un engranaje del sistema que te subyuga; ahora que comprendes eso, que la abstención al voto no sea el único acto que realices. Es preciso que a la abstención le siga la organización horizontal del pueblo.
Porque reducirse a no votar no cambia tampoco las cosas. No votes, pero organízate. No dejes en manos de esas personas los asuntos que te perjudican directamente a ti.
 
 
Salud, abstención activa y organización.
 
 
Erick Benítez Martínez.
17 de octubre del 2012.