Bienvenido, Invitado
Tienes que registrarte para poder participar en nuestro foro.

Nombre de usuario
  

Contraseña
  





Buscar en los foros

(Búsqueda avanzada)

Estadísticas del foro
Miembros:» Miembros: 1,125
Último miembro:» Último miembro: Maite
Temas del foro:» Temas del foro: 455
Mensajes del foro:» Mensajes del foro: 572

Estadísticas totales Estadísticas totales

Usuarios en línea
Actualmente hay 20 usuarios en línea.
» 0 miembro(s) | 20 invitado(s)

Últimos temas
El anarquismo y la renova...
Foro: Discusiones en general
Último mensaje por: Yohualtecuhtli
9 horas
» Respuestas: 0
» Vistas: 724
Directorio de Software Li...
Foro: Libros, revistas, fanzines, etc.
Último mensaje por: Yohualtecuhtli
06-23-2017, 03:09 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 134
Reflexiones sobre el cole...
Foro: Discusiones en general
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
06-19-2017, 10:34 AM
» Respuestas: 0
» Vistas: 2,020
Forças armadas contra tra...
Foro: Noticias internacionales
Último mensaje por: Liga Anarquista Rio de Janeiro
05-28-2017, 07:36 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 61
Nota de apoio ao povo e a...
Foro: Noticias internacionales
Último mensaje por: Liga Anarquista Rio de Janeiro
05-28-2017, 07:30 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 50
Fora Temer e companhia! E...
Foro: Noticias internacionales
Último mensaje por: Liga Anarquista Rio de Janeiro
05-28-2017, 07:28 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 54
Programação Final do 3Fór...
Foro: Noticias internacionales
Último mensaje por: Liga Anarquista Rio de Janeiro
05-23-2017, 04:49 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 155
Programación 8va Feria de...
Foro: Actividades culturales
Último mensaje por: Santiago Salvador Franch
05-19-2017, 11:56 AM
» Respuestas: 0
» Vistas: 1,005
Lançamento: revista Erva ...
Foro: Libros, revistas, fanzines, etc.
Último mensaje por: Liga Anarquista Rio de Janeiro
05-16-2017, 03:32 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 132
Chamado desde a Venezuela...
Foro: Noticias internacionales
Último mensaje por: Liga Anarquista Rio de Janeiro
05-16-2017, 03:25 PM
» Respuestas: 0
» Vistas: 75

 
[Imagen: bandnegs.jpg]
El anarquismo es enemigo de todo dogma y propulsor de un auténtico pensamiento libre; por ello, está obligado a revisar y renovar sus planteamientos emancipadores, máxime en un escenario tan diferente al que vivieron los militantes clásicos.

El mundo se ha transformado radicalmente en las últimas décadas, de ahí que las antiguas recetas emancipadoras, con una concepción de la revolución social con mayúsculas, resulten cuestionables. Si preguntamos a gran parte de la sociedad sobre los anhelos anarquistas, de libertad, igualdad y justicia para todos, lo más probable es que, en el mejor de los casos, lo consideren un bello sueño inalcanzable. Ello, a pesar de que tal y como está el mundo, con una evidente y creciente desigualdad económica y política, y con la amenaza constante incluso de la destrucción del planeta, las ideas libertarias sean más necesarias que nunca. ¿Qué podemos hacer? Por supuesto, no conducirnos a la desesperanza, pero tampoco a la automarginación, enclaustrándonos en la defensa de principios inamovibles ni en cierta actitud esteril desuperioridad moral. La primera tarea es comprender que, por mucho que nos guste buscar un vínculo con el pasado, con el anarquismo clásico o moderno, el mundo es hoy muy diferente. Hay que comprender que la praxis emprendida por los libertarios del pasado, no sabemos si están o no obsoletas o resultan absolutamente inviables, pero sí pertenecen a un mundo que ya no existe. Ello no impide, por supuesto, aprender mucho de militantes y pensadores pertenecientes a otro tiempo, pero no podemos abundar en concepciones dogmáticas ni en una suerte de papanatismo adornado con bellas propuestas emancipadoras.

Como anarquistas, estamos obligados a renovarnos y movernos constantemente, buscando esas nuevas vías emancipadoras que verdaderamente renuncian al autoritarismo. Recordemos que las propuestas del anarquismo, con su coherencia entre medios y fines, y su renuncia a toda praxis coercitiva, está en las Antípodas de otras corrientes (supuestamente) emancipadoras, como la socialdemócrata o la comunista. Así, esas opciones políticas es lógico que abunden en la repetición, como vemos una y otra vez en la práctica, a pesar de conocer los resultados. Las ideas libertarias, muy al contrario, están obligadas a reinventarse. No es ninguna paradoja, ni una renuncia a los principios fundamentales anarquistas, que tienen que ver precisamente con esa práctica real de solidaridad, descentralización y libertad. Anarquismo es movimiento y renovación permanente, precisamente porque el resto de propuestas insiste en cambiar el sistema desde dentro. Las ideas libertarias representan la verdadera autonomía, la gestión por parte de la propia sociedad, frente a la heteronomía, que insiste en representarla y tutelarla. Si se quiere, y es posible que con este lenguaje atraigamos la conciencia de las personas, el anarquismo es una profundización en la democracia, que siempre debería haber sido la gestión social y política realizada por el propio pueblo (por recuperar la etimología de la palabra).

Tal vez, el siglo XXI nos depare la auténtica evolución de la democracia, que es esa profundización en la misma que representa el anarquismo. La democracia representativa, heteronomía política, subordinada o fusionada con el capitalismo, representa hoy el inmovilismo, el Estado con mayúsculas, la desesperanza y la continuación en fórmulas obsoletas. Todo lo que el anarquismo no puede ser, ya que hay que convencer de que se trata de la mejor alternativa a cualquier forma de explotación y dominación, aunque se revista de modos democráticos. El sistema económico, el capitalismo, por su parte, a pesar de lo injusto, embrutecedor y destructor que resulte, es el sistema consolidado en la modernidad. La concepción socialista de la sociedad parece hoy obsoleta, identificada exclusivamente con sus fracasadas propuestas estatales. Ello explica, en gran medida, aunque no solo, la supremacía del capitalismo, a pesar de que el anarquismo también fue en origen una corriente socialista con una sólida concepción de la libertad vinculada a la igualdad. Por supuesto, no podemos lamentarnos sobre por qué el anarquismo no ha encontrado su lugar en la modernidad y sí realizar un análisis del nuevo escenario y de las nuevas estrategias ácratas.

Recordemos que el anarquismo no es simplemente una ideología o una teoría, aunque es cierto que pudo verse influido en ciertos aspectos por las visiones marxistas sobre un movimiento obrero que vislumbraba un horizonte emancipador. Es decir, una organización de masas trabajadoras, por muy descentralizada que se presentara en el caso de la influencia anarquista, y un gran evento revolucionario que nos condujera al deseado socialismo libertario. Hoy, hay que ser críticos con esta concepción. El marxismo, la otra gran corriente emancipadora, ha sufrido un periplo peculiar en la modernidad, huyendo del horror de su praxis y buscando una renovación que en sus mejores propuestas le acababa acercando a las ideas libertarias. El anarquismo, sin grandes propuestas teóricas (por supuesto, nada "científicas"), ni mucho menos totalitarias, pero con un gran y ecléctico corpus, busca batallar siempre en el seno de los movimientos sociales. Los estudiosos e investigadores aseguran que, al menos, desde Mayo del 68 de una forma más evidente en diversas luchas concretas. Al fin y al cabo, las denominaciones no son importantes, y lo importante es esa concepción amplia de la libertad, vinculada a la autogestión y la horizontalidad, con su rechazo al poder y a la jerarquía, tengo o no la etiqueta de anarquista. Esa renovación del anarquismo, con el nombre que se quiera (por eso, hay quien le coloca el prefijo neo o post), se está produciendo desde las últimas décadas y consolidando en el siglo XXI. Sin entrar en disquisiciones filosóficas acerca del postestructuralismo y la posmodernidad, diremos que la propia condición anarquista obliga a esa crítica permanente, a esa revisión y renovación, que no renuncia totalmente al pasado, y sí lo utiliza para enriquecer las propuestas actuales. Como anarquistas, solo podemos rechazar el dogma y amar el auténtico pensamiento libre, no solo el que se reviste de meras oposiciones para evidenciar su impotencia. Tal y como lo expresan pensadores anarquistas actuales, como Octavio Alberola o Tomás Ibáñez, el anarquismo del siglo XXI se puede caracterizar por una cierta conservación de algunos ideales clásicos "para construir la anarquía en los hechos" y sea capaz de poner al día todas sus potencialidades de emancipación.
Capi Vidal
http://reflexionesdesdeanarres.blogspot.com.es/
http://portaloaca.com/
"La libertad no es poder elegir entre unas pocas opciones impuestas, sino tener el control de tu propia vida. La libertad no es elegir quién será tu amo, es no tener amo" *Richard Matthew Stallman

[Imagen: thump_9736610hactivism.jpg]
leer y descargar: 
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=1...ros-libres-

Toda esta obra y su contenido han sido construidos con software libre, ayude difundiéndola.
SOFTWARE:170   DOCUMENTOS:125    VIDEOS:57      CATEGORIAS:46

Las empresas o dueños de software privativo trabajan muy duro para que usted piense que sus licencias son justas, luchan para que piense como ellos, prefieren que use su software pirata o gratis antes que software libre porque hacerlo promueve y crea dependencia a sus productos, existen algunos de esos productos que incluso limitan su uso o te sugieren no prestárselo a nadie, a pesar de haber pagado por ello, la lucha no está en que se pueda compartir ese software, está en que la gente entienda la filosofía del software libre y lo use, esa sería la derrota de la dictadura digital. El software libre, a diferencia del privativo permite su uso, modificación y distribución sin restricciones, y existe la posibilidad de que evolucione, si el desarrollador por alguna razón dejase de mejorarlo alguien podría continuar la obra, si existiese alguna funcionalidad no buena para el usuario (muy raro) un programador o su comunidad de desarrollo la eliminaría, al usarlo se aprecia a simple vista, por poner algunos ejemplos, el no tener que aguantar molestos anuncios, tener que parchear o crackear el programa para que no caduque o funcione de la manera correcta con la consiguiente perdida de tiempo, buscar el programa puede hacerte perder tiempo pues los enlaces a su descarga son retirados, si el sistema operativo no es libre puedes tener que aguantar bloqueos al intentar evitar este que instales ciertos programas y solo permita instalar su software, hay incontables inconvenientes, resumiendo, un programa privativo esta diseñado para el beneficio de su dueño sin importar como consiga ese propósito, y no es inteligente usarlo teniendo como hay opciones libres. Con los libros privativos ocurre algo distinto dada su naturaleza, por ejemplo, para las escuelas o institutos se crea un libro para que pueda ser usado durante un límite de unos pocos años y cuando pasa ese tiempo se obliga a los alumnos a que compren la siguiente versión supuestamente actualizada de ese libro, como no puede destruirse la versión anterior se margina para impedir su utilización, crean uno prácticamente idéntico como habrá podido observar, con cambios mínimos, fotos y texto cambiado de sitio o dicho con otras palabras y de ésta manera las empresas, librerías, siempre tienen asegurados beneficios, lo lógico y eficiente sería reunir los contenidos libres de la red existentes, dar clase con ellos y en su defecto el profesorado elaborar unos libros libres, con el tiempo siempre se mejorarían, la gente lo haría, a todos convendría, menos a esas empresas, obvio, construirlo a la larga supondría un precio ínfimo, se obtendría seguro un libro mas útil, ligero, sin fotos y rellenos que no sirven, se podría decidir entre imprimirlo entero o por partes para no llevar peso, y además los alumnos podrían corregir las erratas y en sus siguientes versiones se imprimirían corregidos.

Ésta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported. 
Puede encontrarla actualizada también en:
http://bookcamping.cc/descarga/biblioteca-libre.pdf
http://androide400.webcindario.com/biblioteca-libre.pdf
http://www.rebelion.org/seccion.php?id=1

Onion link: http://filesto37i2x5dea.onion/uploads/%2...LIBRES.pdf

Opta por salir de los programas globales de vigilancia de datos 
https://prism-break.org/es/

Salud.
[Imagen: anarchism-is-for-everyone2.jpg]

 
Nada de comunismo, ni de colectivismo,
ni de individualismo, si por cualquiera de
estos apelativos había de sobreentenderse
un sistema exclusivo de convivencia económica o social
 
Eleuterio Quintanilla (1)
 
El anarquismo se compone de algunos puntos nodales en su estructura.
Si bien existen diferentes maneras de entender el anarquismo que van desde el individualismo hasta el comunismo anarquista, algunas partes del anarquismo son perfectamente identificables y definibles, de las cuales podemos enumerar las siguientes:
 
1.- Aspecto económico. Es la parte que brinda la manera de organizar la sociedad desde el anarquismo en el aspecto de la producción y distribución de los productos.
2.- Aspecto político. Es la parte en la que el anarquismo propugna la abolición de las leyes e instituciones que ahogan la libertad del pueblo en aras de los privilegios de un puñado de capitalistas bajo el pretexto de organizar la sociedad y brindar protección al pueblo.
3.- Aspecto social. Es la manera en que el anarquismo propugna no solamente la cuestión relativa a la equidad entre las personas sin importar género sexual, procedencia, color de piel, etc., sino también la situación revolucionaria que ha traer la sociedad anarquista: la revolución más que ser política ha de ser social, ha de ir a los fundamentos mismos de la sociedad para transformarlos.
Este aspecto es fundamental en el anarquismo ya que si bien la revolución que se propone contiene elementos políticos (negadores de toda forma de códigos y Estados), es ante todo social. El anarquismo no busca una revolución política o meramente económica que deje en pie los pilares de la desigualdad social (piénsese en la revolución secuestrada por el bolchevismo en 1917), sino una revolución específicamente social transformadora de la sociedad completa.
4.- Aspecto religioso. Si bien los anarquistas son por excelencia ateos, es este ateísmo por sí mismo una postura respecto de la religión.
 
Ahora bien, si hasta aquí estamos de acuerdo, hemos de poner la lupa sobre la historia del anarquismo y ver la evolución en las diferentes formas económicas que ha tenido: al mutualismo de Proudhon le sustituyó el colectivismo de Bakunin; a este le sustituyó en preferencia el comunismo anarquista difundido primeramente por Malatesta y Cafiero (1876) y posteriormente por Kropotkin (1879) por mencionar solamente las formas económicas  más significativas dentro del anarquismo.
Grande fue el debate en torno a la transición entre el colectivismo y el comunismo anarquista. Malatesta, Cafiero y Kropotkin cimentaron una escuela del comunismo anarquista que bien pronto se esparció por todo el mundo.
Pero hasta entonces la escuela del colectivismo bakuninista primaba en prácticamente el movimiento anarquista mundial, y durante los primeros debates la palabra comunista se usaba por los anarco-colectivistas hasta como insulto a quienes comenzaban a introducir las ideas anarco-comunistas (2). Por su parte los comunistas anarquistas no se medían tampoco en los debates y lanzaron varios ataques furiosos a los defensores del colectivismo anarquista en el periodo más álgido de los debates (3).
En este debate, aparte de las grandes figuras de Malatesta y Kropotkin, se sumó el más grande historiador del anarquismo: Max Nettlau. Hizo este algunos textos en contra del colectivismo, y por su parte Ricardo Mella abundó brillantemente en contra del comunismo en el anarquismo (4), siendo prácticamente el último en defender el colectivismo anarquista.
Otras personalidades como Francisco Tomás y José Llunas defendían también férreamente el colectivismo rechazando de manera firme la introducción del comunismo en el anarquismo.
Cierto es que tras la resistencia al comunismo libertario por los colectivistas se hallaba el fantasma de las maquinaciones de Karl Marx y se defendían contra estas ideas los anarquistas pensando que tras la idea de anarco-comunismo se hallaba la infiltración marxista; pero no es menos cierto que las críticas entonces lanzadas al comunismo eran bastante interesantes y dignas de crítica no solo al marxismo (ya con bastantes críticas encima), sino al comunismo como concepto económico.
Finalmente el cubano radicado en España, Fernando Tárrida del Marmol, vino a zanjar el asunto en su mayoría con su propuesta de anarquismo sin adjetivos.
Básicamente la síntesis de Tárrida del Marmol apuntaba a que estas discusiones eran del todo absurdas: el colectivismo o el comunismo no son más que propuestas económicas pensadas para el aquí y ahora, pero de ninguna manera una formulación para el porvenir.
El comunismo libertario no es, pues, un programa definitivo y una bandera a tomar para el presente y el futuro.
Jugar a ser profetas jamás será algo digno de ser tomado en serio.
Los medios de producción avanzan vertiginosamente, y siendo la economía un punto neurálgico de las formas de organización del trabajo y de distribución de productos, es absurdo definir desde ahora mismo una forma económica que no sabemos si en el futuro ha de ser caduca e inservible habiendo otras formas organizativas sin Estado que brinden mejores posibilidades de organización y justicia para el pueblo.
Y es que al margen de lo justo de esta proposición están también las críticas que se podrían formular con toda justicia tanto al colectivismo como al comunismo anarquista.
Me referiré únicamente al colectivismo y al comunismo anarquistas, dejando de lado por el momento los comentarios al mutualismo, sistema que, aunque en la actualidad no sea de mucha preferencia, es bastante digno de analizar.
El colectivismo reconoce la virtud y el esfuerzo del trabajador al dar a este el usufructo de los medios de producción y el producto de su trabajo. Siguiendo los planteamientos proudhonianos (aunque formulados por Bakunin) los productos se cambian por productos creando así una red de reciprocidad entre todos los componentes.
El acicate de trabajar a cambio de tener derecho a consumir de acuerdo a su capacidad genera en el individuo la virtud y el esfuerzo en vistas de una forma de vida buena sin más necesidad que la de trabajar.
El sistema es bastante simple: los medios de producción son usufructuados, pero el producto del trabajo corresponde a quien lo genera, cambiando este su producto por los productos de los demás.
Así, el bienestar no es fruto de la nada ni se piensa románticamente que éste viene inevitablemente: el trabajador lo produce mediante su esfuerzo e ingenio.
Los que anteriormente ejercían trabajos de policías, curas, ministros o simplemente burgueses, no tendrán absolutamente nada si no trabajan realizando algo productivo para la sociedad.
El parasitismo queda así eliminado, la propiedad se convierte en posesión (¿no se nota aquí el halo proudhoniano acaso?), el trabajador tiene cubiertas sus necesidades a cambio de trabajar y contribuir al mejoramiento de la sociedad.
Pide además el colectivismo (5) el derecho del trabajador a donar sus productos a la comunidad o conservarlos. El derecho, nada más que el derecho a decidir el trabajador por sí mismo si su producto es común o lo conserva.
Este derecho inobjetable hace un puente (me parece verlo) entre el colectivismo y el comunismo anarquista donde los productos son de propiedad común.
Hasta aquí el colectivismo es aceptable.
Pero tiene sus partes injustas también, porque en esta forma de organización económica, cuya fórmula es “a cada uno según su trabajo” quedan relegadas las personas que por discapacidades, enfermedades o edad avanzada no puedan trabajar.
Porque si aquella frase de “la tierra es de quien la trabaja” aplica a algún sistema económico es precisamente al colectivismo: solo el que trabaje podrá comer.
Si la tierra, y podríamos ampliar el concepto a los medios de producción en general, no son de quienes los trabajan hay injusticia. El que trabaja es dueño o por mejor decir usufructuario (en el caso del colectivismo) de la tierra o los medios de producción, y por lo tanto tiene derecho al producto del trabajo.
Dentro del colectivismo podemos entonces afirmar la frase “la tierra es de quien la trabaja”.
Puede este concepto ser bastante válido a la hora al espetar en la cara de los burgueses su holgazanería y sus lujos, pero es completamente injusta al ser aplicada al enfermo, al anciano o al niño que no tienen la capacidad para laborar.
El colectivismo conserva de esta manera cierta parte de la propiedad privada si bien en manera de usufructo; pero este derecho usufructuario no sería más que para quienes estuvieran en condiciones de trabajar. Es totalmente injusto hacia quienes se vean incapacitados de trabajar y atenta de esta manera contra el apoyo mutuo y la solidaridad, puntos vitales del anarquismo.
El colectivismo tiene, pues, puntos buenos y puntos malos.
Ahora bien, si el colectivismo tiene sus puntos buenos, el comunismo anarquista también: en este las personas discapacitadas, enfermos y niños (y en general quienes no puedan producir) tendrán el cobijo amoroso de la comunidad. Siendo todo de todos, no les faltará lo que en derecho les pertenece.
En este sistema económico los trabajadores no obtienen el producto de su trabajo pues, como ya se demostró en su momento durante los debates contra el colectivismo, no es posible determinar la parte que le corresponde al trabajador en un producto dado, ya que éste es fruto de una infinidad de colaboraciones. Por lo tanto el producto pertenece a la sociedad si bien lo ha generado el individuo.
Se reconoce sin embargo el derecho del individuo a trabajar por su cuenta, pero sin el apoyo de la comunidad más que a condición de colaborar con ella. El derecho de decisión del trabajador de dar su producto a la comunidad o conservarlo que pide el colectivismo no existe en esta forma económica. O existe, a condición de quedarse solo sin apoyo de la comunidad.
Esto es entendible dentro de la perspectiva del comunismo libertario pues, si tenemos en cuenta la imposibilidad de determinar el fruto del trabajo, es imposible dar a cada quien la cantidad de producto de trabajo que no se sabe cuál sea por ser indefinible (6).
Los medios de producción son de todos, no en calidad de usufructo, sino a título de propiedad de la sociedad entera.
Sin obtener el producto de su trabajo, el trabajador obtiene por su concurso en la producción el derecho pleno al disfrute del bienestar general y tiene asegurado el vestido, comida, calzado y vivienda.
No se produce para sí mismo, sino para la comunidad entera. El individuo tiene satisfechas sus necesidades y beneficia a la vez a la comunidad entera.
La justicia y el apoyo mutuo son, en este sistema cuya máxima es “a cada cual según su necesidad”, enaltecidos y fortalecidos por ser actos entre seres libres.
Pero si el colectivismo tiene sus lados flacos, el comunismo también.
Sobrada razón tenía Proudhon cuando nos hablaba del normamiento que existiría en una sociedad basada en la comunidad:
 
“El fuerte debe realizar el trabajo del débil, aunque ese deber sea puramente moral y no legal, de consejo y no de precepto; el diligente debe ejecutar la tarea del perezoso, aunque esto sea injusto; el hábil la del idiota, aunque resulte absurdo; el hombre, en fin, despojado de su yo, de su espontaneidad, de su genio, de sus afecciones, debe inclinarse humildemente ante la majestad y la inflexibilidad de la comuna” (7)
 
Efectivamente, en el comunismo la igualdad mata la virtud. El holgazán, el que busca vivir en el placer o en el mínimo de trabajo, podría con todo descaro calificarse como poco hábil, débil u otra justificación para que los demás trabajen por él.
El comunismo exige que el individuo de según sus capacidades, pero ¿cómo determinar la capacidad de cada quien si no es en base al autojuicio de sí mismo? Y en este autojuicio no faltará quien diga que su capacidad no da para mucho aunque sea mentira.
No es un punto en contra del anarquismo, ya que trata este texto de no casar al anarquismo con un concepto económico, colectivismo o comunismo, sino algo para reflexionar: miles de años de depravación social no será borrados de un plumazo por una revolución, aún la más radical que podamos imaginarnos. Y en esa depravación social no faltarán el perezoso, el gandalla, el que debido a su poca o nula formación haya caído en la depravación social buscando siempre sacar tajada de la situación.
¡Y que la justicia nos libre de una autoridad, un Estado o una personalidad que en nombre de reparar estos fallos nos pretenda imponer su autoridad, porque nos asquea el Estado republicano o la monarquía tanto como el marxismo y su dictadura del proletariado!
No sería ni de lejos una solución: la dictadura y el gubernamentalismo dan peores problemas que los que estamos viendo ahora.
En estos casos la educación será la cura del mal, el ejemplo y la coacción moral de la que nos hablaba Ricardo Mella ayudarán a combatir estos males. Pero esto no será de un día para otro, y eso habremos de tenerlo muy en cuenta.
Ahora bien, para lidiar con esta gente sería muy fácil echarlos de la comunidad, pero habrá quienes sin negarse a trabajar hagan todo lo posible por hacer lo menos cansado.
¿Qué trabajar es una actividad sana necesaria para el cuerpo como ejercicio para la salud personal?
Error: los burgueses tienen la gimnasia, por ejemplo, para ejercitarse sin producir absolutamente nada benéfico.
Para hacer que esta gente trabaje solamente quedaría un acto: determinar acciones necesarias (valga decir obligatorias para quienes se empeñen en holgazanear) para hacer que todos trabajen en algo productivo, y todo ello en pro de la comunidad. Estas actividades para las cuales todos deberán colaborar, no serán más que una imposición creada por las necesidades y no por persona alguna, pero el dilema estará cuando alguien no lo vea así (y esperemos que sean los menos posibles) y la comunidad deba imponerse o echar al antisocial.
Habrá quienes entiendan la bondad de aportar a lo común, pero habrá quienes no, e incluso quienes quieran hacerlo, pero lo mínimo posible. Aquí la comunidad habrá de pesar sobre el individuo, y estaremos ya en un dilema.
Aún existirá otro tipo de personas y de las cuales, en virtud de no extender demasiado este texto, no nos ocuparemos de ellas. Son aquellas personas que conociendo o no el colectivismo anarquista quieran conservar el producto de su trabajo o, como mínimo, tener el derecho a decidir sobre ello.
Estas dificultades (exceptuando al último ejemplo) no son inherentes al ser humano. Son efectos de la organización social bajo el Estado y el capital, cuyas principales virtudes son las de arrojar al campo de batalla a unos contra otros por el mendrugo de pan.
Esto degenera el buen sentido de la cooperación y la solidaridad, y ello deberá ser eliminado solamente con la educación y el ejemplo propio. Pero olvidémonos de que estas depravaciones sociales puedan ser eliminadas de un día para otro y que el comunismo anarquista habrá de funcionar perfectamente sin dificultades desde el primer día. Aún en plena sociedad anarquista el trabajo de educación y fomento de una moral humana, justicia social y entendimiento de la libertad y la necesidad de la cooperación habrán de ser vitales. Las depravaciones sociales deberán siempre ser combatidas para evitar que florezcan de nuevo. El ser humano no es perfecto, ni la sociedad que propugnamos lo sería por la simple y sencilla razón de que eso es imposible.
El mismo Kropotkin nos decía:
 
“A medida que la servidumbre vaya desapareciendo, volveremos a posesionarnos de nuestros derechos; sentiremos la necesidad de odiar y de amar” (8)
 
Obviamos al lector la ineficacia de una dictadura, como opinan los marxistas, para obligar a quienes no deseen colaborar con la comunidad: la historia demuestra que lejos de remediar el mal generan el estraperlo, la especulación, los privilegios, la burocracia y el despotismo contra los cuales se habrá luchado.
Para estos dilemas en una sociedad anarco-comunista solo existe un remedio: el ejemplo, la educación y lo que como indicábamos antes, Ricardo Mella nos brindaba hace años la manera de resolver el nudo gordiano en este aspecto: la coacción moral del organismo social podría ser una herramienta útil para solucionar estos problemas, pero ha de ser también un asunto que ha de resolverse en el momento y no profetizado desde ahora. ¿Quién podría adivinar el nivel de relaciones sociales malas o buenísimas que haya cuando estalle la revolución? Es evidente que nadie.
Las sociedades tienen periodos de brillantes relaciones, de relaciones enfermizas y de relaciones hostiles que dependen de mil factores que no pueden ser adivinados desde ahora para cuando estalle la revolución social que ha de implantar la sociedad libre por la que lucha el anarquismo.
Todo lo anterior dicho de bueno y malo sobre el colectivismo y el comunismo sólo nos puede llevar a una resolución: nosotros podemos pensar la sociedad anarquista en el aquí y ahora, pero es totalmente absurdo tomar a cualquiera de ambos conceptos económicos como bandera definitiva y punto inevitable al cual debemos dirigirnos.
El comunismo en el anarquismo no es más que una forma económica (9) más propuesta por el anarquismo, con sus aciertos y sus errores.
El anarquismo es una serie de conceptos económicos, políticos y sociales bastante grandes como para ser encerrados de manera definitiva en un concepto económico.
 
“Larga y penosa fue la lucha intestina entre los partidarios del anarquismo colectivista y el comunista; al final predominó el anarquismo comunista como la fórmula ideal de la perfección. Ahora, a la distancia, deploramos aquel derroche de pasión y combatividad; ahora comprendemos mejor que los que nos antecedieron que se limitaba así el anarquismo a una concepción, a un sistema y que, si pudo ganar algunos prosélitos, perdía mucho de su esencia con la limitación de un paraíso inobjetable” (10)
 
Somos anarquistas, enemigos del Estado, la autoridad, el clero y las injusticias, y punto.
Corresponderá a la generación que viva la revolución social determinar si esta ha de ser mutualista, individualista, colectivista, comunista o cualquier otra forma de organización en la que el Estado no exista y donde la comunidad y el individuo no se vean ni perdidos en la multitud ni sometido a unos cuantos, sino donde prime la libertad y la justicia más amplia.
Sí, por ahora y si se nos preguntara, diríamos que el comunismo anarquista brinda las mejores perspectivas organizativas; pero perspectiva después de todo, nunca un programa inamovible e inatacable que propugnemos desde ahora y para siempre, ni algo que nos haga cerrarnos a otras formas de organización económica que no reviva al Estado ni a la explotación del hombre sobre el hombre que sin duda alguna haría resurgir al Estado.
Si la explicación exigiera mayores detalles, habremos de decir bien alto que somos anarquistas sin adjetivos.
 
 
Erick Benítez Martínez. Junio de 2017
---------------------------------------------
 
Notas:
 
1.- Ver Álvarez Ramón (1973) Eleuterio Quintanilla (vida y obra del maestro). Contribución a la historia del sindicalismo revolucionario en Asturias, México: Editores Mexicanos Unidos. p.p. 332.
2.- Véanse los debates sumamente interesantes relatados por José Álvarez Junco (1976) en su libro La ideología política del anarquismo español, España: Siglo XXI editores. p.p. 359 y siguientes.
Si hablo sobre el contexto español es porque en este país se dieron más abundantemente los debates que en otros países y, sobre todo, por la virulencia que llegaron a tener en cierto momento.
3.- Ídem.
4.- Véase su trabajo Diferencias entre comunismo y colectivismo presentado en el Primer Certamen Socialista de 1885. Uno de los mejor argumentados textos contra la idea de anarco-comunismo hechos por un anarquista.
5.- Véanse las brillantes disertaciones de Ricardo Mella en defensa del colectivismo.
6.- Piotr Kropotkin abundó en este asunto en su libro La conquista del pan y a ello recomendamos al lector para no abundar más en el tema.
7.- Proudhon Pierre Joseph (2002) ¿Qué es la propiedad?, España: Ediciones Folio. p.p. 210
8.- Piotr Kropotkin (2003). La moral anarquista, España: Los libros de la catarata. p.p. 124. Edición de Frank Mintz.
9.- Se entiende que lo económico deriva en lo social, en lo político y hasta en lo religioso, pero es en esencia siempre económico el efecto que suerte.
10.- Diego Abad de Santillán. Prólogo a El anarquismo, los estudiantes y la violencia de Fidel Miró (1977): México: Editores mexicanos unidos. p.p. 13. 
   
A IFA-Brasil considera que o momento por que passam as pessoas trabalhadoras, precarizadas, desempregadas, estudantes, povos no Brasil é de ameaça aos direitos civis e humanos.
O Presidente Michel Temer, do PMDB, assinou DECRETO em 24 DE MAIO DE 2017 que coloca as forças armadas na Esplanada dos Ministérios em Brasília usando dispositivo legal para “ação de garantia da lei e da ordem” com o objetivo exclusivo de manter-se no poder e criar terror na população e nos opositores de seu (des)governo.
O Ministro da Defesa determinou a tomada da Esplanada do Ministério em Brasília por cerca de 1.500 militares das forças armadas. Mesma ação que já acontecem em várias periferias e subúrbios do Brasil, implantando o medo e o terror. Neste momento, a Esplanada dos Ministério, no Distrito Federal, é território das forças armadas. A criminalização dos problemas sociais e a resposta militar às manifestações do povo são praticas históricas no Brasil. Desde 2013 que tropas militares nos Estados atacam com força desproporcional aos manifestantes como vemos nas grandes cidades como Porto Alegre, São Paulo, Salvador, Belém, Goiás.
 Alertamos que essa ação restringe direitos da população em exercer a manifestação contra um governo corrupto e desmoralizado pelos sucessivos escândalos envolvendo quantias astronômicas de dinheiro. Com esta medida extrema estamos à beira de um Estado de Exceção.
Tramitam no congresso nacional duas reformas que contemplam a ânsia devastadora do capitalismo contra as pessoas trabalhadoras: reforma trabalhista e reforma previdenciária. Mesmo com Centrais sindicais e sindicatos vendidos aos partidos de direita e de esquerda, as pessoas trabalhadoras se levantam. Nós pessoas trabalhadoras, desempregadas, precarizadas e anarquistas lutamos contra as reformas trabalhista e previdenciária lado a lado e autonomamente em relação ao comando das centrais sindicais.
O levante das pessoas trabalhadoras das grandes capitais do país foge ao controle das centrais sindicais, interessadas, sobretudo, em mostrar força de arrebanhamento das bases para firmar acordos baseados em interesses de partidos dentro da política do Estado.
Consideramos que a radicalização das manifestações parte de um movimento espontâneo das bases de pessoas trabalhadoras, desempregadas e precarizadas que escolheram resistir diante do assalto dos seus direitos e não se curvar às manobras da burocracia sindical. A burocracia e sua elite sindical não nos representam, não representam as pessoas trabalhadoras, não representam as pessoas precarizadas e certamente ignora as pessoas desempregadas.
No distrito federal em 24/05, repete-se o quadro que vêm se desenhando nos últimos meses, onde a base trabalhadora assume ações radicais e necessárias diante da situação de calamidade, ainda que contra qualquer receituário dos burocratas sindicais e não sem sofrer as duras penas da repressão do Estado como de suas próprias centrais sindicais.
De qualquer maneira, caia ou não este presidente, sabemos que ao manter o regime político e de governo no capitalismo nunca alcançaremos a justiça social, a igualdade econômica e a liberdade individual e coletiva.
Fora Temer sim. Mas… Não queremos volta Dilma, não queremos Lula presidente, ou qualquer outra pessoa política e seus partidos com toda corja da direita ou da esquerda. Não queremos Diretas Já ou indiretas.
Queremos a igualdade econômica, a liberdade de organização, a autogestão para controlar a produção e nossas vidas, nas ruas, nos campos e nas cidades.
Sem chefes e profissionais políticos, sem partidos e a canalha que se alimenta da miséria do povo e explora cada segundo do suor trabalhado em longas jornadas vivendo espremidos nas periferias brasileiras.
Hoje construir a resistência nos locais de trabalho, no campos, nas ruas, bairros e cidades para seguir e nos levantarmos em luta para uma profunda e ampla mudança social no Brasil, na Venezuela, Argentina, México, Chile até o fim das fronteiras capitalistas e a liberdade de todos os povos, das pessoas trabalhadoras e precarizadas da América Latina e do Mundo.
Não as reformas trabalhista e previdenciária.
Resistir, lutar, organizar.
Publicado originalmente: http://anarkio.net/index.php/site-map/ar...munika-006
Desde a queda acentuada no preço do barril de petróleo, a Venezuela mergulha mais profundamente em uma crise econômica e social que coloca grandes parcelas da população local em conflito direto com o Estado venezuelano. Escancara-se então o caráter repressivo do regime implantado naquele país, desde o governo de Chavez e agora sob o comando de Maduro. A cada dia chegam relatos de grupamentos anarquistas venezuelanos e de outras regiões da América Latina – o qual sua maior expressão sejam as páginas do periódico El Libertário – e nos trazem o conhecimento das duras penas que têm vivido os povos da Venezuela.
A repressão às manifestações desmascara um Estado militarizado que tem se sustentado no discurso do “poder popular” e massacrado os que discordam de sua posição entreguista ao grande capital transnacional petroleiro e financeiro, como os acordos com a Chevron e IIRSA (A Iniciativa de Integração da Infra-estrutura Regional Sul-americana). O governo Maduro e seus asseclas buscam desesperadamente se agarrar ao poder que lhe resta, ainda que para manter a ordem social lance mão do indiciamento de civis em tribunais militares, a formação de milícias paramilitares de extermínio, a manipulação de fotos e informações, além da ameaça constante do desabastecimento de víveres e das necessidades mais básicas da população.
A IFA-BR expressa nossa mais profunda solidariedade aos que tem se levantado por mudanças profundas na sociedade venezuelana de caráter anarquista. Não por aqueles que o fazem por joguetes políticos, partidários e tramas de camarilha, nem pela burguesia e nem pelos burocratas militarizados que portam a bandeira da suposta revolução bolivariana. Juntamos-nos aos trabalhadores, estudantes, comunidades indígenas, grupamentos anarquistas, autônomos e toda a expressão legítima daqueles que têm se posicionado desde baixo em um apelo necessário e “desesperado” por uma ruptura profunda diante das calamidades e da repressão inaceitável a qual estão expostos. É com estes que segue nossa solidariedade e nosso mais profundo respeito e solidariedade além fronteiras.
Conclamamos indivíduos e coletivos anarquistas e libertários do Brasil, da América Latina e do Mundo que deem apoio através de boicotes, manifestações, que demonstrem sua solidariedade através de cartas, notícias e denúncias fortalecendo a resistência e a luta dos agrupamentos que enfrentam o governo de exceção de Maduro e denunciem o Estado militarizado venezuelano que reprime a população.
Abaixo deixamos alguma compilação de links com informações sobre o quadro atual da Venezuela sob a perspectiva dos anarquistas e libertários. Conclamamos ainda aos companheiros e companheiras que estejam atentos a estas informações para que não caiamos na armadilha de fazer do apoio e da solidariedade apenas uma palavra vazia.
Abaixo os militares.
Abaixo os capitalistas.
Pela justiça social, pela conquista da liberdade a toda gente que resiste e luta na Venezuela.
Notícias do terrível quadro em Venezuela.
http://venezuela-centro.contrapoder.net.ve/?lang=es
http://red-anarquista.contrapoder.org.ve/
https://colectivovisionlibertaria.blogspot.com/
https://twitter.com/IndyVnzlaCentro
https://venezuelaantipetrolera.blogspot.com
https://rafaeluzcategui.wordpress.com/
http://periodicoellibertario.blogspot.co...rmula.html
http://periodicoellibertario.blogspot.co...rista.html
http://periodicoellibertario.blogspot.co...results=11
https://noticiasyanarquia.blogspot.com/2...ncian.html
Acordo comercial do cone sul.
http://www.iirsa.org/
O realinhamento dos partidos e grupos dominantes em torno da
substituição de um projeto de exploração e poder por outro entra
novamente em rota de colisão.
A direita e os capitalistas derrubaram Dilma quando não servia mais a seus
interesses, agora o sistema/mercado pode derrubar Temer nos próximos
dias. Desesperados, direita e esquerda, conservadores e
reformistas, já se debatem sedentos pelo poder e vão às redes sociais
gritando Diretas Já, agrupam-se nos congresso para organizar o novo
grupo de saque. Para os políticos profissionais é a fórmula mágica
para retornar ao poder e manter seus privilégios e luxo.
Em um discurso hipócrita e evasivo, Michel Temer se agarra a parca
recuperação (forjada) dos indicadores econômicos que mais tem a ver com a
continuidade da recessão do que com as medidas tomadas a partir do
governo. Alega inocência e diz que não renunciará ao cargo. Do
lado de fora das esferas de poder, a população é reprimida pelas
tropas estatais enquanto pressiona pela saída do grupo mafioso que
comanda o país. Tudo indica que tal repressão apenas dará mais corpo a
revolta generalizada.
Não esqueçamos que em um país como o Brasil, que é chamado de
República, esse “jogo das cadeiras” ainda está longe de terminar. E o
“Público” desta “República”, que elegeu a autointitulada esquerda
partidária e agora amarga o governo conservador/direitista continua
sendo roubado em direitos básicos: saúde, moradia, trabalho, educação.
A imprensa (SBT, GLOBO, RECORD, Folha de São Paulo, Estadão de São
Paulo, Correio Brasilense, a lista é grande) aliada dos poderosos
busca, e muitas vezes consegue, distorcer e conduzir a opinião pública
de trabalhadores e precarizados amortecendo a revolta social dando
ilusões eleitoreiras como a escolha de um novo governante. A máquina
repressiva de um Estado autoritário e militarizado garante o controle
social com tiro, porrada e bomba nas ruas das grandes cidades e guerra
cirúrgica com assassinatos em escala generalizada nas periferias das
cidades. Para tudo isso os recursos são disponibilizados por grandes
corporações financeiras, industriais, agrícolas e tecnológicas que têm
como objetivo exclusivo o LUCRO.
Não queremos volta Dilma, não queremos Lula Presidente, não queremos
Diretas já, ou qualquer outro político e nem seus partidos com toda
corja. Queremos a igualdade econômica, a liberdade de organização, a
autogestão para controlar a produção e nossas vidas, ruas e cidades.
Sem chefes e políticos profissionais, sem partidos e a canalha que se
alimenta da miséria do povo e explora cada segundo do suor trabalhado
em longas jornadas e espremidos nas periferias brasileiras.
Construamos a autogestão nos locais de trabalho à partir de suas
bases, nas ruas, nos bairros, nas periferias, nas cidades, nos campos
e criemos uma nova sociedade em que todos conquistem a justiça social
e a dignidade para viver.
Pela livre organização dos trabalhadores, precarizados, desempregados
nas cidades e nos campos. Pela autogestão social e econômica
federalista.
Anarquia Já!
[Imagen: 20170519123732-93d32c41-me.jpg]

Programación de la 8va feria de libros y publicaciones anarquistas

Centro Social Libertario Ricardo Flores Magón, Donceles 10, Centro Histórico.
 
SÁBADO 27 DE MAYO

11:00 Inauguración: bienvenida a los y las participantes (exposición de carteles de las pasadas ferias de libros y publicaciones anarquistas)
11:30 Video- Charla presentación de libro: “Quico Sabaté y la guerrilla anarquista”. Con la participación de Ricard de Vargas
12:00  Homenaje Ediciones Antorcha: sembrando el ideal anarquista. Participación colectiva.
12:30  Presentación de Fanzine Arte subversivo a cargo del proyecto editorial.
13:10 Presentación proyecto propaganda anarcosindicalista. Con UAS de Monterrey
13:40 Presentación de Fanzin Kaos. Con Motín
14:10 Presentación Revista Verbo Libertario N. 10 y proyecto Grietas Editores. De Guadalajara
14:40 Presentación revista Tinta Errante n. 1. Con Círculo Errante
15:10 Charla sobre: Condiciones de trabajo en México. Con Rata Subversiva
15:40 Vídeo – Charla del Proyecto Editorial Conciencia Anarquista de El Salvador- FACC
16:10 Charla: Anarquismo: política y organización. Con Verbo Libertario.
17:00 Vídeo – Charla “Las banderas anarquistas de Néstor Makhno” Con Vadim, militante de KRAS-AIT.
17:40 En solidaridad con la revuelta del pueblo de Venezuela: Lectura de cartas y proyección de video de El Libertario de Venezuela a cargo de FAM.
18:30 Catarsis y arrebato poético libertario. Lectura de poesía a micrófono abierto.
19:00 Conversatorio el centenario de la revolución desconocida: 100 años de la Revolución Rusa.
Con la participación de: Pablo Gaitán: "El ojo de la memoria, el cine soviético de Dziga Vertov al vídeo libertario". Otón Quiroz: el arte en la posrevolución y la influencia del anarquismo en el cine. Y Alfredo Velarde: los anarquistas avisaron.
A partir de las 20:20 Sonidero: Boombaaa.

Domingo 28 de mayo

11: 00 Apertura
12:00 presentación del libro: La moral anarquista de Kropotkin a cargo de Saberes Subalternos de Monterrey.
13:00 Cine y anarquismo. Editorial Tierra y Libertad (Oaxaca)
14:00 Recital poético, Satriani Durán (Guadalajara)
15:00 Clausura.
       
Já está disponível para livre leitura o número 1 da revista Erva Rebelde de Porto-Portugal. Textos sobre educação, eleições, anarquismo, patriarcado e capitalismo, esquerdistas arrependidos, Cuba, Brasil, Criança, crítica ao plataformismo…

Acesse no link: https://archive.org/details/ErvaRebeldeNumeroUM
Coletivo Editor do “El Libertario” (Portugês, Espanhol, Inglês)


"Nos dirigimos a todas as expressões do movimento libertário, em particular às deste continente, não só para chamar sua atenção ante a conjuntura que estamos vivendo na Venezuela desde abril de 2017, mas também porque entendemos ser urgente que o anarquismo internacional se expresse mais enfaticamente sobre estas dramáticas circunstâncias, com posturas e ações coerentes com o que tem sido o discurso e a prática do ideal ácrata em sua caminhada histórica."


https://ligarj.wordpress.com/2017/05/13/...a-escrita/