Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Práxedis Guerrero y la revolución permanente. A 133 años de su natalicio (1ra parte)
#1
Photo 
Introducción
 
[Imagen: indice.jpg]
A lo largo de la historia oficialista, el anarquismo ha sido excluido y negado en su carácter de ideología precursora, transformadora e incluso como actor principal en los movimientos sociales más representativos (1). Si bien el anarquismo no busca ser parte de una historia distorsionada, tampoco puede permitirse ser parte del engaño en que incurren los intelectuales estatistas con el fin de legitimar la opresión, la explotación y la desigualdad social, dando "importancia" a los ya conocidos "vencedores"; esos mismos quienes han construido la historia, -o deconstruido como  se desee mirar- según la misma historia oficialista.
 
Afortunadamente, los estudios históricos y sociológicos han buscado no sólo dar importancia a aquellos personajes que se proclamaron vencedores y que hicieron escribir sus hazañas en los anales de la historia. También han aparecido y sido relatadas las vidas e historias de personas que siendo borradas, -o tratando de- dieron grandes vuelcos a la historia y permitieron el empuje de movimientos populares.
 
De igual forma, el estudio socio-histórico ha roto las cadenas del protagonismo personal dando cabida a las luchas colectivas, especialmente populares.
 
Uno de los personajes que tuvo gran relevancia e influencia en el movimiento revolucionario mexicano fue José Práxedis Gilberto Guerrero Hurtado guanajuatense de nacimiento, pero ciudadano del mundo por acción e idea. Difusor, precursor y luchador incansable en la revolución mexicana. Práxedis Guerrero fue un ejemplo de lucha permanente.
 
No son muchos, pero existen diversos estudios sobre la vida y obra de Guerrero (2). Estos estudios se han centrado en tres aspectos de importancia en la vida del anarquista mexicano: el hombre, el revolucionario y el escritor. Sin embargo, en este breve ensayo trataremos de abordar y reflexionar el actuar y la ideología ácrata que caracterizó al guanajuatense, sin dejar de lado aspectos importantes de su vida, es decir, centrarnos en la praxis revolucionaria de este gran luchador a 133 años de su natalicio y 105 de muerte. Que este breve trabajo valga para rendir un homenaje a uno de los anarquistas mexicanos más desconocidos y a la vez más importantes del siglo XX.
 
Una breve semblanza
 
Práxedis Guerrero nació en la finca los Altos de Ibarra en el antiguo distrito de San Felipe en el estado de Guanajuato (3). Nacido en "cuna de oro", Guerrero vivió y creció rodeado de lujos. Como bien lo relata uno de sus más entrañables amigos, Ricardo Flores Magón:
 
Hijo de una poderosa familia terrateniente del distrito de León, estado de Guanajuato, las delicadas carnes del niño Práxedis fueron envueltas en sedas y brocados al venir a la vida. En este caso, la tradición poética sobre el origen humildísimo de los redentores de pueblos fue rota. Práxedis no fue dado a luz en un pesebre. Él nació rico y en medio de la riqueza. Él vino a la vida para vivir la ociosa existencia del poderoso, pues inmensas eran las tierras que tenía que heredar e inmenso el número de esclavos que habían de sudar y sufrir para él. Todo indicaba que el niño Práxedis tendría que crecer y vivir como un burgués [...] (4).
 
Sin embargo, como es el caso, en biografías de anarquistas, muchas de sus acciones parecieran venir de novelas de aventura, pero así como encontramos pasajes emocionantes, de igual forma encontramos algunos mitos que permiten dar grandeza a éstos ya grandes revolucionarios. Tal es el caso del guanajuatense quien se creía que desde muy pequeño había encontrado empatía hacia sus trabajadores dejando aun lado todas las riquezas que su familia le podía ofrecer.
 
Contaba con un pensamiento muy amplio que le permitió sentir esa empatía hacia aquellos que trabajaban en la finca de su familia -ya entrando a su juventud- pero el periodo de su infancia y adolescencia estuvo plagada de los placeres que los sectores burgueses podían ofrecer. Estudió el nivel primario y secundario en la ciudad de León, una vez culminados esos estudios fueron interrumpidos, ya que su padre no consideraba de importancia los estudios superiores, pues su fortuna la había logrado sin éstos. Pero la mente del futuro libertario era inquieta por lo que "continuó estudiando en su misma casa, seleccionando sus libros con los consejos de las personas letradas que cultivaban amistad con su familia, adquiriendo de este modo una ilustración poco común en los jóvenes de su edad" (5). Habiendo leído autores desde Julio Verne hasta Rousseau, Práxedis Guerrero comenzó a realizar sus primeros ensayos literarios, prefiriendo el género epistolar.
 
A los diecisiete años da comienzo a sus primeras colaboraciones en los periódicos “El Heraldo del Comercio” y “El Despertador”, de las ciudades de León y San Felipe respectivamente; en donde sus suplementos se centraban en cuestiones de interés general.
 
Su carácter humano, aunado a las lecturas de diversos autores, debieron abrir paso a una mentalidad de constante lucha y a pesar de ser participe en los placeres que la vida burguesa puede dar, Guerrero no dejaba de notar las desigualdades en las que se encontraban los trabajadores mexicanos.
 
La energía y habilidad que lo caracterizaban, lo llevaron a enrolarse en las filas del ejército porfirista en el año de 1901; en donde más tarde sería nombrado Subteniente de caballería. Sin embargo renunciaría a ese cargo dos años más tarde debido "a los sucesos del día dos de abril en Monterrey, cuando Bernardo Reyes, Ministro de la Guerra, ordenó que la fuerza federal acribillara numerosos liberales que manifestaban su apoyo en la Plaza de Zaragoza de la capital del estado de Nuevo León [...] a la candidatura de su rival Francisco E. Reyes para gobernador" (6). Pasaje importante en  la vida de Guerrero y fundamental hacia su camino libertario. Pasaje de gran importancia porque es en estos momentos es cuando se acerca a las lecturas de diarios de oposición a la dictadura de Díaz y textos de autores como Bakunin, Gorki y Kropotkin, "cuyas lecturas contribuyeron poderosamente para orientar sus pensamientos e ideas hacia la lucha en favor de los oprimidos" (7).
 
La sensibilidad que lo caracterizaba, sumado al gran intelecto que poseía, lo llevaron a tomar una decisión que cambiaría para siempre su vida; dejar la protección familiar y unirse a sus hermanos oprimidos. Por lo que en 1904 parte a los Estados Unidos con su entrañable amigo de la infancia y mártir de la revolución: Francisco Manrique (8). Llegaron a el Paso Texas y movilizándose inmediatamente hacia el estado de Colorado, en donde comenzarían sus trabajos en la compañía minera The Colorado Supply Co.
 
En el año de 1905, Manrique y Guerrero deciden partir con rumbo a California, pero la escasez de fondos se los impide y deciden detenerse a laborar como leñadores en una región denominada "El Dorado". Es a mediados del mes de febrero que consiguen su objetivo y arriban a la ciudad de San Francisco. Buscando trabajo en las minas de carbón se alarga su andanza, hasta que en septiembre llegan a la región de Morenci encontrando trabajo en la Fundición de Denver Coopper Mining Co.
 
Es en esta parte de su historia cuando Guerrero inicia la campaña de divulgación y organización de la lucha obrera, publicando un periódico titulado Alba Roja (9). De igual forma, aquí comenzará -y no parará hasta el día de su muerte- la lucha por la liberación humana.
 
Para el año de 1906, tiene su primer encuentro con la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano por vía de Manuel Sarabia, a su vez, forma el grupo denominado "Obreros Libres" (10) en donde propaga las ideas del Partido liberal así como las libertarias.
 
Manuel Sarabia hace la invitación de unirse a la Junta Organizadora. Según en su análisis, Omar Cortés evidencia la sectarización del PLM, pues dicha invitación ocurre por la "dirigencia, más no por la militancia" (11) de la Junta. Este trabajo sectarizado ocurre por la fallida organización de un alzamiento insurreccional en el país, ya que la inteligencia del gobierno de Díaz rastreó (por medio de la violación de mensajería, infiltración en los grupos insurrectos y colaboración con el gobierno de los Estados Unidos) por bastante tiempo a los grupos que se organizaban. Hubo, sí, alzamientos en algunos lugares del país, sin embargo no surtieron el mismo efecto –de otra historia hablaríamos de no haber sido descubierto dicho trabajo.
 
Aunado al trabajo, tanto obrero como de agitación, Práxedis Guerreo no cejó en sus estudios -tema que abordaremos más adelante- teniendo una asidua lectura de anarquistas clásicos como Bakunin, Kropotkin, Malatesta, Ferrer Guardia y Tarrida del Mármol, siempre acompañando dichas lecturas por la práctica revolucionaria y participando en la instrucción de sus hermanos desheredados.
 
Ya en junio de 1907, se funda el periódico Revolución, en el que colabora con grandes textos. “Aparecía regularmente y en pequeño formato, con la participación fundamental de Ricardo Flores Magón y Práxedis Guerrero; éste colaboraba desde la ciudad de Douglas donde se encontraba trabajando en una compañía minera y Ricardo desde Sacramento donde permanecía escondido” (12).
 
En agosto del mismo año, Librado Rivera, Ricardo Flores Magón y Antonio I. Villarreal son apresados, por lo que Lázaro Gutiérrez de Lara toma la dirección del periódico, quedando como colaboradores el mismo Guerrero, Enrique Flores Magón, Antonio de P. Araujo, Jesús Rangel, entre otros (13). Poco duraría el gusto, pues unas semanas después Gutiérrez de Lara sería apresado, por lo que la dirección pasaba a manos de Práxedis Guerrero, Enrique Flores Magón y Modesto Díaz como impresor.
 
El trabajo periodístico y propagandístico de Revolución continua por el resto de 1907, pero a inicios de 1908 se ve en la necesidad de detener el trabajo, ya que Manuel Sarabia es detenido. Pero tras mucho esfuerzo, Enrique y Práxedis vuelven a poner en circulación el periódico. En una carta dirigida a Tomás Labrada, Práxedis Guerrero dice lo siguiente:
 
El excesivo trabajo que he tenido estos últimos días ha hecho que no escriba a Ud. Con más frecuencia. Sírvase disculparme […].
Grandes dificultades se oponen a la publicación del periódico. Si tuviéramos dinero nuestra perseverancia tendría éxito a pesar de los miserables que nos persiguen, pero en las circunstancias en que nos encontramos, difícil es que podamos sostenernos mucho tiempo […] (14).  
 
Y es debido a dichas persecuciones, que tanto el gobierno dictatorial de Díaz, como el de los Estados Unidos; sumado a las diferentes y varias detenciones de los integrantes de la Junta, que Revolución cesa su circulación en el año de 1908, pero no la intensa lucha frente a la tiranía que sojuzgaba al pueblo mexicano y al pueblo desheredado del mundo. Nuevamente, el PLM busca, por medio de la organización, otro levantamiento armado. “Para estos hombres no se trataba de la proclamación de teorías, sino de estimular directamente al campesinado para la toma de la tierra, así como para ignorar, combatir y aniquilar el aparato de Estado” (15). Pero de nueva cuenta las traiciones se hicieron presentes y la mayor parte de los planes fueron frustrados. Sin embargo, esto no diezmó los ánimos y se suscitaron algunos levantamientos en las Vacas y Viescas, Coahuila; Valladolid, Yucatán y Palomas, región cercana a Texas. En esta última región, serían participes en la encarnizada lucha el mismo Práxedis Guerreo, Enrique Flores Magón y Francisco Manrique, lucha en donde perdería la vida éste último y que el mismo Guerrero narraría en su texto “Episodios Revolucionarios”.
 
“Este capítulo de historia libertaria debería llamarse FRANCISCO MANRIQUE; debería llevar el nombre de aquel joven, casi niño, muerto por las balas de la tiranía el 1º de julio de 1908 en el poblacho fronterizo de Palomas”, afirmaría el revolucionario guanajuatense.
 
Tras la desilusión de perder a uno de sus más grandes amigos, así como la frustración de la derrota, Magón y Guerrero deciden regresar a los Estados Unidos en donde se recuperarían tanto física como moralmente, por lo que la Junta Organizadora decide elegir a Práxedis como delegado especial con la finalidad de reorganizar a los grupos en México pues se encontraban en un limbo, sin organización y con una moral baja debido a los sucesos antes descritos.
 
En febrero de 1909 viaja nuevamente a México para entrevistarse con los jefes de los grupos sublevados, viaja a Oaxaca, Puebla, Veracruz y estados del centro y sur del país. Aprovechando el viaje, decide visitar a su familia, en la cual como todo un Kropotkin, un Tolstoi o un Bakunin, renuncia a su herencia, dejándola en beneficio de los trabajadores de la finca. Esta sería la última vez que Práxedis vería a su familia.
 
Una vez regresando a los Estados Unidos “Guerrero creyó necesario hacer algunas gestiones encaminadas a obtener la ayuda del Partido Socialista americano para el logro de dicho fin; y habiendo efectuado una gira por los estados de Kansas, Illinois y Missouri, conferenció a nombre propio y de sus compañeros de la Junta con los más destacados dirigentes socialistas […]” (16).  Tras la gira en México y los E.U. Guerrero funda un nuevo órgano de difusión de ideas: Punto Rojo, naciendo así el 8 de agosto 1909, pero debido a la persecución del gobierno -pues su cabeza tenía precio- tiene que huir dejando la impresión del periódico a sus compañeros William Lowe, Clemente García y Antonio Velarde, teniendo que esconderse en Houston, Texas.
 
En abril de 1910, Punto Rojo, así como sus colaboradores no soportan la presión y es suprimido por el gobierno bajo los cargos de líbelo criminal (17).
 
El tres de agosto de 1910 y con nuevos bríos, son liberados Ricardo Flores Magón, Antonio I. Villarreal y Librado Rivera (18). Daría inicio a una nueva etapa para los libertarios con la salida nuevamente de Regeneración con Ricardo Flores Magón a la cabeza; Anselmo L. Figueroa como editor y como redactores Librado Rivera, Enrique Flores Magón, Práxedis Guerrero, Lázaro Gutiérrez de Lara y Antonio I. Villarreal.
 
Pero a pesar del trabajo en la redacción, Práxedis Guerrero fue un hombre de acción, de revolución permanente, por lo que parte nuevamente rumbo a México a finales de noviembre para ser participe en los levantamientos que la Junta había organizado. Llegando a El Paso, se organiza con 22 excombatientes revolucionarios dirigiéndose hacia el estado de Chihuahua. Su primera y pequeña victoria se da tras tomar un tren procedente de Ciudad Juárez, en el cuál viajaban trabajadores mexicanos y una pequeña guarnición de escoltas. Una vez tomado el tren y parte de armamento que iba dirigido a la guarnición de Casas Grandes, se dirigen a esa misma población con la finalidad de tomarla y comenzar el avance del ejército libertario. A su paso, destruyeron vías y cables telegráficos con la finalidad de retrasar el apoyo del ejército dictatorial.
 
Llegaron a la estación Guzmán en donde reciben el apoyo de Cruz González, dueño de la hacienda a la que pertenecía la estación, tomando la misma como base de operaciones. Guerrero demanda al encargado de gobierno de Casas Grandes, Francisco Mateos, la rendición y entrega de la ciudad. Mateos vacila de momento, pues la prensa estatista le había hecho una fama de bandido al revolucionario guanajuatense. La decisión es resistir el ataque revolucionario y pide apoyo al gobernador de Chihuahua, enviando éste último una guarnición más de esbirros al servicio de la tiranía.
 
A pesar de generar una nueva demanda por parte de los insurrectos, Mateos decide resistir y luchar por mantener bajo control de la dictadura el poblado.
A pesar de las ganas de querer tomar Casas Grandes, Guerrero se da cuenta que es una batalla perdida, pues el poblado estaba guarecido por más de quinientos hombres sumando a ellos los rurales, así que deciden partir hacia la región de Janos la mañana del 29 de diciembre.
 
De nueva cuenta, Práxedis Guerrero solicita la rendición del poblado, el presidente municipal Guadalupe Zozaya decide entregar el poblado bajo condición de hablar con el líder revolucionario, Guerrero acepta y se entrevista con el municipal, pero lo único que consiguió fue ser engañado por Zozaya, pues la entrevista sirvió para hacer tiempo y pedir refuerzos a Casas Grandes y aumentar la defensa. “Como a las 10 de la noche, y al grito de ¡Viva el Partido Liberal!, se rompió el fuego con un disparo hecho por Guerrero, tomándose como puntos de objetivo el Cuartel y la Presidencia Municipal” (19).
 
La lucha se aplazó toda la noche y la victoria parecía pertenecer a los libertarios.
 
Sólo faltaba un nuevo esfuerzo para conseguir el triunfo y Guerrero, comprendiéndolo así, subió a la azotea de una casa de la propiedad de un señor de apellido Azcárate, para contrarrestar el ataque de un grupo de soldados que disparaban sus armas desde lo alto del cuartel; mas ello fue con tan mala fortuna, que cuando apenas comenzaba a sembrar el desconcierto en los contrarios, una bala le atravesó la cabeza, entrándole por el ojo derecho y destrozándole la masa cerebral (20).
 
Regeneración daría la terrible noticia:
 
Las últimas noticias procedentes del representante de la Junta en la ciudad de El Paso, Texas confirman los rumores que circulaban sobre la suerte que corrió en las montañas de Chihuahua el secretario de la Junta Organizadora del Partido Liberal, Práxedis G. Guerrero.
Guerrero ha muerto, dice el Delegado de la Junta. En la gloriosa jornada de Janos dio su adiós a la vida Práxedis G. Guerrero, el joven libertario.
Práxedis ha muerto y yo todavía no quiero creerlo. He acopiado datos, he tomado informaciones, he analizado esos datos, he desmenuzado a la luz la más severa crítica esas informaciones, y todo me dice que Práxedis ya no existe, que ya murió; pero contra las deducciones de mi razón se levanta anegado en llanto mi sentimiento que grita: no, Práxedis no ha muerto, el hermano querido vive… (21).
 
Ahí quedaría la vida de aquel revolucionario, libertario y eterno difusor de las ideas anarquistas, ofreciéndose en sacrificio en pos de la liberación humana. “Vida corta, pero fecundísima, fue la suya, y su muerte fue una pérdida real para la causa de la emancipación humana” diría Ricardo Flores Magón trece años después de su sacrificio.
 
Hasta aquí una breve semblanza de la vida de Práxedis Guerrero, eterno luchador, asiduo libertario, quien con su vida y muerte demostró que la lucha por la libertad humana es un sacrificio constante y que las ideas deben ser coherentes con el accionar de nuestra vida diaria.

CGPR.   [Imagen: search?hl=es&site=imghp&tbm=isch&source=...Y5BaE6M%3A]


Notas
 
(1) Tenemos el ejemplo claro de la Comuna de Paris en el siglo XIX, la revolución rusa del 17, la revolución española del 36 y en nuestro país, la revolución mexicana como algunos ejemplos.
 
(2) Entre los más conocidos la obra de Eugenio Martínez Núñez "La vida heroica de Práxedis Guerrero", la compilación de artículos que realizara el Grupo Cultural Ricardo Flores Magón y más tarde ediciones Antorcha.
 
(3) Martínez, Núñez. E. (1960). La vida heroica de Práxedis G. Guerrero. México: INEHRM.
 
(4) Carta de RFM a Nicolás T. Bernal, con fecha del 23 de julio de 1923. Obras completas de RFM, tomo II.
 
(5) op.cit. p. 26.
 
(6) Bencomo, Sonia. (2012). Átomos de rebeldía. Ensayo literario de Práxedis Guerrero. México: Ficticia Editorial.
 
(7) Martínez Núñez op.cit. p. 34.
 
(8) Muerto en el asalto al poblado de Palomas el 1o de julio de 1908. Práxedis Guerrero tiene un extraordinario relato respecto a este suceso con el nombre de Episodios Revolucionarios.
 
(9) Bencomo, op.cit.
 
(10) Tenemos como ejemplo de este primer acercamiento, la carta que le enviaría RFM a Práxedis Guerrero, aquí un extracto:
 
“Tengo el gusto de referirme a su grata de fecha 27 de pasado con la que recibimos el Acta de Instalación de la Junta Auxiliar “Obreros Libres”. Adjunto se servirá usted encontrar la comunicación de la Junta […]”.
 
Carta fechada el 14 de julio de 1906. Obras completas de RFM. Tomo I
 
(11) Este análisis se puede encontrar en la página de presentaciones de ediciones antorcha en la siguiente liga: http://www.antorcha.net/biblioteca_virtu...acion.html  
o en el video de Youtube titulado: Presentación Práxedis Guerrero. https://www.youtube.com/watch?v=Xy-SUBFazI0
 
(12) Bartra, Armando en Regeneración 1900-1918. Ediciones ERA. p. 47.
 
(13) ibídem.
 
(14) Carta con fecha de 18 de enero de 1908.
 
(15) Nettlau, Max. Actividad anarquista en México.  p. 40.
 
(16) Martínez Núñez, op.cit. p. 175.
 
(17) Por este cargo se ofreció una recompensa de 10,000 dólares en contra de Práxedis Guerrero.
 
(18) Al salir éstos, el Partido Socialista de los Estados Unidos realiza un mitin en su honor, ahí se realizó una colecta en donde se juntaron 414 dólares, con lo cuál daría inicio a una nueva etapa en el periódico Regeneración. Martínez Núñez, op.cit.
 
(19) Martínez Núñez, op.cit. p. 234.
 
(20) ibídem. p. 236.
 
(21) Extracto de la nota escrita por Ricardo Flores Magón el 14 de enero de 1911 en Regeneración.






Archivos adjuntos Miniatura(s)
   
Responder }
Gracias dadas por: Santiago Salvador Franch


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
Big Grin Pensamientos: Práxedis G. Guerrero Práx 0 2,128 11-17-2015, 02:26 PM
Último mensaje: Práx
  Práxedis Guerrero y la revolución permanente. 2da Parte Práx 0 2,613 08-27-2015, 09:00 PM
Último mensaje: Práx
Big Grin Sopla [artículo de Práxedis G. Guerrero] Santiago Salvador Franch 0 3,286 08-04-2015, 07:50 PM
Último mensaje: Santiago Salvador Franch



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)