Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Anarquismo y Edición como base de un proyecto político-cultural
#1
Mauricio Gómez
https://es.theanarchistlibrary.org/libra...o-cultural

[Imagen: libros.jpg]
Descargar o leer completo en pdf: https://es.theanarchistlibrary.org/libra...ltural.pdf
Contenido

Introducción
Performatividad literaria o por qué el quehacer editorial puede ser una forma de acción anarquista
Una cosa soy yo, otra son mis escritos[10]
I. El anarquismo como punto de partida
Los anarquistas de acción directa
El anarquismo clásico
El problema esencial del anarquismo
La imposibilidad de definir al sujeto y la educación como elemento disruptivo
II. El quehacer editorial: problematizaciones desde el anarquismo crítico
Una crítica al discurso de los derechos de autor desde el anarquismo
Análisis de alternativas existentes: copyleft y Creative Commons
El debate sobre la calidad. Una postura anarquista y crítica
III. Un proyecto editorial político e independiente
La publicación por las vías tradicionales
El quehacer editorial independiente. ¿Independiente de qué?
El trabajo editorial independiente como proyecto político
Una propuesta editorial desde el anarquismo
Bibliografía 

------------
Introducción


El anarquismo es, posiblemente, la teoría política con peor reputación en la historia de la humanidad. En el siglo XX, la palabra «camarada» automáticamente marcaba de «comunista» a quien la utilizara y hacía de cualquiera un «peligro para la sociedad», al menos en territorios democráticos-capitalistas; sin embargo, la connotación de «anarquista» era todavía peor vista (en ambos bandos de la Guerra Fría, además), pues era sinónimo de terrorista, destructor, inconforme, enemigo del Estado (o de la organización proletaria), etc. Hoy en día las cosas no han cambiado mucho. El comunismo fracasó estrepitosamente como alternativa válida para la democracia capitalista, pero el anarquismo sigue siendo visto, a grandes rasgos, como sinónimo de terrorismo, independientemente de la forma de gobierno que esté instaurada.

Esto ha repercutido en el número de estudios o trabajos relacionados con la filosofía anarquista, ya que representa un peligro a la reputación de académicos que tomen en serio una filosofía que propone la eliminación del Estado-Nación que ha reinado prácticamente desde hace dos siglos.[1] A pesar de eso, hay pensadores que corren el riesgo de abiertamente llamarse «anarquistas», aunque sigan siendo una minoría comparados con los que adoptan otras corrientes de pensamiento. Por los mismos motivos, hay quienes se saben anarquistas pero prefieren que su política no interfiera con su quehacer diario para no atraer atención no deseada, ya sea propaganda negativa o los ojos de un Estado represor que no tolere este tipo de pensamiento.

Esta tendencia no está del todo injustificada. Los anarquistas, al menos en el siglo XXI, han tomado posiciones violentas que facilitan que los medios de comunicación los encasillen en personas sin escrúpulos que no saben lo que quieren pero no temen destruir todo para obtenerlo. Sin embargo, como en cualquier teoría política, no podemos hablar de un solo tipo de anarquismo, sino de muchos. Entonces, ¿cómo saber si una teoría es anarquista o es de cualquier otra corriente? En general, las propuestas anarquistas buscan la remoción del Estado, pero no para instaurar una sociedad que se rija por la ley de la selva, como nos quieren hacer creer los medios de comunicación o las figuras que actualmente ostentan el poder, sino para buscar una sociedad más justa en igualdad de condiciones. Esta idea detrás del anarquismo podría estar también relacionada con otras corrientes, si se mira desde otro ángulo: el comunismo, por ejemplo, busca abolir el Estado capitalista para instaurar uno llevado a cabo por pares; es decir, por el proletario. El fin es también, a grandes rasgos, buscar una sociedad más justa en igualdad de condiciones. Incluso la democracia, que actualmente es la forma de gobierno más popular en todo el mundo y tajante enemiga del comunismo o anarquismo, busca exactamente lo mismo: una sociedad más justa en igualdad de condiciones. Mi intención con estas líneas, que podrían ser vistas como una obviedad, es decir que, muchas veces, los fines son los mismos, mientras que los medios de alcanzarlos son los que hacen que dos partes puedan ser afines o estar en guerra perpetua.

En el caso del anarquismo, comúnmente se piensa que su fin es la abolición del Estado, cuando el Estado en general, en cualquier filosofía política, es solo el medio para llegar al fin que sea, en este caso, una sociedad libre de ataduras institucionales, políticas y religiosas. Pero para llegar a ese fin existen varios caminos o medios disponibles. La forma más común en el anarquismo, al menos según los medios de comunicación masivos, es la acción directa por medio de la violencia: ocupaciones, agresiones a policías o políticos, bombas en establecimientos, etc. Si bien es verdad que hay movimientos anarquistas que optan por esta vía de expresión (aunque no todo lo que se les atribuye a los anarquistas sea perpetrado por quienes comparten esta filosofía), también es cierto que existen anarquistas que utilizan otro tipo de estrategias para lograr el fin de conseguir una sociedad más justa donde todos seamos libres. El trabajo que tienes ante tus ojos es, precisamente, un esfuerzo de pensar el anarquismo desde otro paradigma alejado de la violencia de cualquier tipo.

En las siguientes páginas argumento lo mal que entendemos al anarquismo en nuestra sociedad actual, pero no solamente desde una postura que reivindique al anarquismo justificando lo mal que lo hemos entendido, sino también haciendo una crítica profunda a los valores anarquistas clásicos con la intención de revitalizar su visión del mundo y su pertinencia en un nuevo milenio. Mi intención es evidenciar que el anarquismo crítico no tiene nada que ver con el terrorismo, que muchos de sus valores pueden ser compartidos por el común de las personas sin necesidad de una misma bandera y, lo más importante para este trabajo, que el anarquismo como ideario político puede ser puesto en práctica de manera relevante en el ámbito editorial. En este trabajo, el anarquismo va más allá de una bandera o etiqueta y tiene que ver más con la crítica del poder soberano centralizado, ya sea en el Estado o en la figura del individuo, y con la creación de formas de vida alternativas basadas en la cooperación, la igualdad y la autonomía. Estos son los criterios básicos que me permiten identificar el anarquismo, aunque no me interesa tanto definirlo de una vez y para siempre (lo cual es, además, imposible) como examinar su emergencia en ámbitos prácticos más allá de la teoría política.
La manera en que propongo llevar a cabo el anarquismo, es decir, su medio de expresión, es a través del quehacer editorial. Este medio podría ser visto como algo sin sentido para llevar a cabo un pensamiento anarquista porque cualquier cosa que tenga que ver con la cultura, y más con la literatura, tiende a ser visto como algo estático, algo sin acción política, por lo que no podría llevarnos a ningún fin. Sin embargo, desde el pensamiento literario contemporáneo es posible vislumbrar que la literatura no solamente narra o describe, sino que también hace, y es esta idea la que me permite plantear una intervención anarquista desde el mundo editorial.

https://es.theanarchistlibrary.org/





Firma de ΐŋ₣øᴚmΔ†ḯøη Χ ⒶĿ¡ⓋΞ ͖̘͛̑͊ͅÖ̮̻̭͆͠m̖͉̔̈͐ͅǹ̻͕̀͗ͅi͙̯̤̽͒͒ạ̪͈̅̉͝ ̺̙͛̉̊ͅṠ̝͚̘̉̂ü̩̖͎͌͝n̯̯͉̊͋͝ẗ̮̭́̄̚ͅ ͉̰̤̀̾͘C̝̭̺̓͛͝ó̺͓͕͆̇m̲̪̪̍̆͒m̧̪͈͆͒̍û̢̫͆͘ͅņ̬̭̎́̉i̙̗͔͗̑̃á̜̙̯̂̅


Responder }
Gracias dadas por:


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  [Libro] Palabras y acciones en el Proyecto Fénix (2013 – 2016) ΐŋ₣øᴚmΔ†ḯøη Χ ⒶĿ¡ⓋΞ 0 2,451 08-04-2016, 01:28 PM
Último mensaje: ΐŋ₣øᴚmΔ†ḯøη Χ ⒶĿ¡ⓋΞ
Brick [Descarga] La traición de la hoz y el martillo. Segunda edición Santiago Salvador Franch 0 4,271 09-23-2015, 08:12 PM
Último mensaje: Santiago Salvador Franch



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)